01 junio 2006

La voz del más allá

En una de las actividades que preparé este año, proponía inventar una conversación con el más allá. Era algo que venía rondándome la cabeza desde hace tiempo, pero que afloró definitivamente al leer esta noticia:

LA NUEVA MODA: ENTERRARSE CON EL MÓVIL
"Con el mundo de los vivos, por favor"
Carmen Mañana. 30.03.2006 - 18:42h

Cada vez más gente quiere ser enterrada o incinerada con su teléfono móvil.
Esta ‘moda' comenzó en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, donde gran parte de la población cree en la brujería. Teme caer bajo algún hechizo que les haga parecer muertos y ser enterrados, aunque en realidad sigan con vida.
"De hecho, pedían ser enterrados con sus móviles por si se despertaban", explica Martin Raymond, director del think tank (laboratorio de ideas) ‘The Future Laboratory'.
Esta ‘tendencia' se ha extendido rápidamente por Irlanda, Australia, Ghana y EE UU, como recoge la BBC.
¿Porqué no meter en el féretro unas cuantas baterías de repuesto por si, para cuando hayas vuelto a la vida, la de tu teléfono se ha acabado?
Y si te entierras con tu móvil para avisar a tus familiares si ‘resucitas', ¿porqué no meter en el féretro unas cuantas baterías de repuesto por si, para cuando hayas vuelto a la vida, la de tu teléfono se ha acabado?. En Sudáfrica ya lo hacen. "La gente quiere ser enterrada con símbolos que representen su vida. Encontramos a un chico que, además de con su móvil, fue enterrado con su ordenador portátil y su agenda electrónica", cuenta Raymond.
Como los egipcios.
A veces, el móvil es sólo una ‘joya' más del tesoro funerario con el que son enterradas algunas personas que desean abandonar este mundo como famosos.
El móvil es depositado en el féretro junto con joyas, relojes de oro y trajes caros. Pero esto no es nada nuevo. Los egipcios lo hacían ya hace miles de años.
En el ataúd de un chico metieron un paquete de tabaco y cerillas.
"En Irlanda descubrimos que, en realidad, la gente quiere ser enterrada con cosas que les gusten: en el ataúd de un chico metieron un paquete de tabaco y varias cerillas; en el de otro, su osito de peluche favorito que había sido un regalo de su novia".
Polvo y litio eres.
También hay quien se incinera con su móvil. Al calentarse, sus baterias suelen explotar. "Empezamos a recibir avisos de explosiones en los hornos crematorios y así fue como descubrimos que se estaba poniendo de moda ser incinerado con el teléfono", dice Raymond.
Algunas funerarias ya han sacado a la venta urnas especiales para introducir el móvil junto a las cenizas del difunto.

___________

Se puede preparar la actividad como un monólogo dramático, en el que alguien recibe una llamada desde el más allá y va contestando las supuestas preguntas.
También se puede preparar un monólogo al estilo de Gila, en el que alguien cuenta con naturalidad o sorpresa las cosas del otro mundo.
O, en la línea de Poe, la angustiosa llamada desde dentro del ataúd...