07 junio 2006

Sobre usos de preposiciones

Esta es la respuesta de la RAE, ante unas cuestiones sobre determinados usos de la preposición 'por':

Entre los usos y significados de las preposiciones que recoge el Esbozo de una nueva gramática de la lengua española (Madrid: Real Academia Española, 1973) se encuentra el siguiente, referido a la preposición POR:

Indica duración o tiempo aproximado: "Me voy de vacaciones por un mes"; "Por la tarde me pasaré por tu oficina";
"Por ahora no estoy nervioso"; "Estaremos aquí por poco tiempo".

En ese sentido, y en lo que respecta a los casos del tipo que usted plantea (Estuve en Barcelona por una semana, He vivido en los Estados Unidos por cinco años, etc.), no habría razón para censurar el uso de POR. Si bien el empleo de DURANTE (Estuve en Barcelona durante una semana, He vivido en los Estados Unidos durante cinco años) es más frecuente en este tipo de contextos; por lo menos, en lo que se refiere al español general estándar, y especialmente el peninsular.

Es difícil explicar en qué casos POR puede sustituir a DURANTE en un contexto concreto, puesto que -como hemos visto- POR se puede emplear para expresar duración de tiempo y DURANTE se usa justamente con ese significado. Incluso se puede expresar duración de tiempo mediante un sintagma sin preposición alguna (Estuve en Barcelona una semana, He vivido en los Estados Unidos cinco años) y, tal vez por una cuestión de economía lingüística, cuando está opción es posible, es la que se emplea mayormente.
Ejemplos:
Te guardamos el puesto una semana / Te guardamos el puesto durante una semana / Te guardamos el puesto por una semana.
Se fue a Italia una temporada / Se fue a Italia durante una temporada / Se fue a Italia por una temporada.
Nos fuimos de vacaciones un mes / Nos fuimos de vacaciones durante un mes / Nos fuimos de vacaciones por un mes.

Lo cierto es que en contextos en los que la expresión temporal tiene sentido durativo (con sustantivos actualizados de algún modo: con el artículo, numerales, etc.), lo normal es usar DURANTE, por lo menos en el español peninsular estándar. Así, se dice, por ejemplo:
Las patatas deben cocer durante cinco minutos.
Pudimos estar juntos durante dos horas.
He vivido en los Estados Unidos durante cinco años.

O bien se prescinde de la preposición:
Las patatas deben cocer cinco minutos.
Pudimos estar juntos dos horas.
He vivido en los Estados Unidos cinco años.

Pero no es normal decir:
Las patatas deben cocer por cinco minutos.
Pudimos estar juntos por dos horas.
He vivido en los Estados Unidos por cinco años.

Sin embargo, sí tenemos documentación que avala el uso de POR en español en este tipo de contextos, aunque fundamentalmente de autores americanos.
Ejemplos:
"Pero cuando empezó a clarear desapareció del velorio por dos horas, y regresó fresco con los primeros soles, bien afeitado y oloroso a lociones de tocador" (Gabriel García Márquez: El amor en los tiempos del cólera, 1985. Colombia).
"En otra olla, se pone a hervir agua, a la que se le agrega una pizca de bicarbonato y sal. Una vez que hierve, se le agregan los porotitos verdes, los que gracias al bicarbonato mantendrán su color. Se cuecen por cinco minutos" (Pablo Huneeus: Manual de cocina, 1989. Chile).
"Exobispo de la diócesis de Ciudad Altamirano, donde vivió por años, el prelado de pelo blanco, expresa: "Yo estuve en Guerrero, yo vi pobreza en Guerrero, pero la pobreza que ha visto aquí no se compara con la de Guerrero" (Proceso, /29/12/1996. México).

La recomendación que podemos darle para poder seleccionar bien la preposición es la siguiente: si el texto va dirigido a un público heterogéneo, esto es, a todo tipo de hablantes de español (y no a los de una zona o país determinado), escoja DURANTE (o la omisión de la preposición) en los casos en los que le suene extraño al oído el uso de POR, siempre teniendo en cuenta que POR se puede emplear en más casos de los que en general se suelen conocer.