26 junio 2006

¡Qué fresquito!

Algunas propuestas veraniegas:

Ponerse al día en gadgets informáticos.
Aprender cosas curiosas pero inútiles.
Viciarse con un juego chorra.
Ser experto en prohibiciones.

Mientras, quienes se queden unos días más sufriendo los calores pueden soñar con la nieve.