30 mayo 2007

Todo por la pasta


No suelo comentar las noticias que aparecen en Menéame, pero hoy me ha hecho gracia la aparición de un blog en el que se denuncia que la sopa de letras de Pastas Gallo no incluye ni la U ni la W.
Así que, con los días tontos de fin de curso que se avecinan, ¡qué gran idea montar un taller de poemas con un paquete de sopa de letras!
Lástima que, en el caso de elegir Pastas Gallo, tengamos que prescindir de palabras como 'dulce', 'mundo', 'luz' 'ulular', 'whisky'...

(Si non e vero, e ben trovato..)

11 comentarios:

Antonio dijo...

Cartulinas negras, goma arábiga, pasta y mucha imaginación pueden dar lugar a divertidos objetos verbales (también se puede adornar con otros tipos de pasta: pitufos, animales, espirales, etc.)

Ana dijo...

Con lo divertido que es formar palabras en la sopa. A mis hijas era la única manera de convencerlas para tomarla (ahora ni eso). Lo de la "u" me ha dejado totalmente descolocada, ¿será verdad? Estoy por ir a comprar un paquete para verlo.

Una duda que me asalta ahora que has sacado el tema, ¿hay paquetes con letras griegas? Tendré que ir a Grecia a comprobarlo ...

Lu dijo...

Menuda idea. Voy a tener que hacer una lista de sugerencias para el curso que viene, si no se me olvidarán.

Empezaré por el concurso de lectura, y seguiré...

Antonio dijo...

Pronto la noticia saltará a los telediarios (ya está en 20 minutos), y habrá que esperar para que los alumnos se la tomen en serio.
Ana: ¿has probado con los cereales 'Kalos' (o eran Kelos)?
Lu: Prometo ser algún día como tú, y organizar estas propuestas en alguna página de recursos, porque incluso a mí se me olvidan.

megazero77 dijo...

Me alegro que aparte de haber conseguido que esbozéis una sonrisa con la notícia os sirva para futuros trabajos pedagógicos. Todo un honor haber despertado vuestra imaginación.

Un saludo.

Ana dijo...

La verdad es que lo de hacer palabras con la sopa de letras no es mi fuerte. Yo me la como y ya está. Pero los 2 minutos que me cuesta comerla, se vuelven una eternidad en mi casa cuando me encuentro a mi marido con la nena intentando poner sus nombres en la cuchara. Y de hecho ya ha habido varias veces en las que no han encontrado alguna de las letras que necesitaban.
Desde luego, hay gente pa tó.

Juanjo dijo...

Pues no tengo claro del todo que con la comida debamos jugar. Aunque este tipo de lujos nos recuerden que estamos en el primer mundo (según qué consideremos primero). No os molestéis, no acuso a nadie, sólo pretendo reflejar una situación social.
Saludos.

Antonio dijo...

Juanjo, todas tus aportaciones son interesantes y nunca molestan. Tienes razón en lo que dices y tal vez se pueda reconducir la actividad en un sentido más solidario.
Por ejemplo: Todos los alumnos traen un paquete de pasta. Se preparan raciones de 100 gramos y se les explica que esa es la ración familiar de comida para un día en África. Con ella deben construir un lema solidario. Y los paquetes de pasta no usados se entregan a la ONG del barrio.
Para la reflexión es necesaria la acción, no los discursos.

Juanjo dijo...

Gracias Antonio. Hoy en día ya no sabe uno cómo se van a interpretar las cosas. Me encanta esa reconducción de la actividad. estoy totalmente contigo en la necesidad de acción, reflexiva, pero acción.

Joselu dijo...

Pasé por aquí y me embebí del post y de los comentarios añadidos. La idea es buena con fines solidarios o sin ellos. Un paquete de sopa serviría para varios grupos. Se podrían escribir poemas cortos y luego fotografiarlos y proyectarlos posteriormente.

Okapy dijo...

Con las letras de la sopa
escribí: mamá y papá,
y porque estaba jugando
me querían castigar.

Pero dijo mi abuelita
que se debe perdonar
a los niños que ya saben
escribir: papá y mamá.

Efraín de la Fuente