22 septiembre 2006

Vaya panda

Otra vez de manos de mi amiga Isabel (a la que animo desde aquí a abrirse un blog ya, aunque sé que anda liada con proyectos de pizarra digital), me llega una noticia curiosa, aunque si hacemos caso a los gurús de la prensa, el verdadero sentido de una noticia es éste: que el hombre muerda al animal y no al contrario.

Un chino muerde a un panda tras intentar abrazarlo
20MINUTOS.ES AGENCIAS 20.09.2006 - 18:10h
Un chino que se había tomado unas cervezas de más comprobó
que el panda gigante no es tan cariñoso como parece, tras saltar las verjas del zoo de Pekín para abrazar a un ejemplar que lo recibió a mordiscos.
El hombre entonces, respondió al panda de nombre Gu Gu mordiéndole también en la espalda.
El suceso, que protagoniza hoy todas las portadas de la prensa local, ocurrió ayer cuando Zhang Xinyan, de 35 años y padre de dos hijos, llegó a la capital china desde la vecina provincia de Hebei exclusivamente para ver de cerca a los pandas gigante del zoológico.
Antes de la visita, pasó por una cantina donde comió y se bebió cuatro cervezas, cantidad que puede parecer pequeña pero que no lo es tanto si se tiene en cuenta que la medida normal de una "rubia" china está en torno a los 650 mililitros.
Tras la comida, se dirigió al zoo y allí, preso de unas intensas ganas de abrazar a un ejemplar, se quitó la chaqueta y saltó la verja.
La repentina visita interrumpió la siesta del oso, que mostró su malestar mordiendo en una pierna a Zhang, quien intentó desembarazarse del animal devolviéndole los mordiscos, aunque con poco éxito.
En la televisión siempre dicen que el oso panda es muy simpático y nunca advierten de que puede morder"En la televisión siempre dicen que el oso panda es muy simpático y nunca advierten de que puede morder. Por eso quise tocarlo", se justificó Zhang, quien reconoció que debido a su estado de embriaguez no recuerda cómo consiguió saltar la verja.
Los trabajadores del zoo arreglaron el entuerto ahuyentando al animal con un manguera de agua y después se llevaron al hospital a la víctima, que no sufre daños graves.
El parque ha dicho que no es responsable del ataque puesto que hay suficientes carteles de aviso aunque manifestó que está considerando elevar las verjas, pues no es la primera vez que ocurre algo así.
Hace unos meses, un universitario enamorado saltó a los brazos de un oso panda del zoo para demostrarle a su novia cuánto la quería.


Nada tiene desperdicio. Ya la he comentado con un grupito de alumnos de prensa. Hemos calculado la cantidad de cerveza consumida y ha habido debate acerca de si ellos acabarían mordiendo o abrazando al bicho. Pienso que hasta se podría escenificar en clase, sobre todo esas declaraciones del bolinga diciendo a la policía que los pandas son mimositos. Aún se podía sacar más jugo al asunto, pues el titular está redactado con muy mala uva, desde el uso de la palabra 'chino', animalizada por contagio, hasta la impresión de que el mordisco ha sido un acto pasional. Ahí queda eso.