23 septiembre 2006

La canción del blogata

Siguiendo el meme de la Bitácora del Tigre, ahí va un escandaloso centón bloguero:

Con diez megas de ancha banda,
mil broncas en popa y noche en vela,
aquí surca la red y navega
un bloguero muy pillín.

Internet lo mata y engancha:
llega a insultar al vecino
o se le pasa el cocido,
por no retirarse a dormir.

La bitácora está llena:
otro post, vaya invento,
dar a una noticia un tiento,
antes de volver a escribir.

Y ve este humilde blogata
descargando alegre sus cosas,
Zayas a un lado, al otro más Notas (*),
y allá a su frente está
Lu.

Qué pena, amigos míos,
que las tormentas de la enseñanza
nuestro rumbo, a veces, cansan,
pero, aquí no hay dolor.

(*) A partir de ahora, los posts serán notas y, por extensión, Notas, como el personaje del Gran Lebowsky, serán aquellos que las escriben (siempre desde el cariño).
Ahí va el meme para Joselu, por si lo quiere seguir.

7 comentarios:

Elisa dijo...

Antonio, no me podías echar piropo que más me halagase que compararme con mi admiradísima Sor Juana. Ya me gustaría a mí poder llegarle a la suela de los zapatos en los dos aspectos, espíritu combativo y versificación.
Hay que reconocer que el reto de Eduardo nos ha hecho pasar buenos ratos y estrechar lazos. Qué bien que el buen humor reine entre los profesores, eso repercute en nuestra salud mental y en la de nuestros chavales.
Descubrí tu blog a través de Lu hace unos días y desde entonces sigo tus novedades.
Un saludo.

Lu dijo...

Bueno, bueno...

Lo que nació como un meme
está siendo en vuestras plumas
un juego que mucho entretiene.

Justa poética o meme bloguero
la verdad es que la canción del blogata
ha sido todo un acierto.

Vaya por delante que mis contribuciones
más que versos encumbrados
no son más que ripios
de cadencias escasos.

Joselu dijo...

Yo quiero ser navegando
un bloguero emocionado
que tenga en su bitacora
un castillo encantado.

Amigos a tropecientos
en la red encontrarás,
profesores sedientos
de calor y de amistad.

De todos algo aprenderás
y saltando y saltando
de blog en blog, cambiando,
tu talento se superará.

Estos ripios que escribes
no te los tomen a mal
siguiendo así el juego
propuesto desde allá.

Mañana a clase volverás
y tus alumnos allí estarán.
De tu vida íntima bloguera
ya nada por ti sabrán.

Ser un cordial bloguero
te llena de paciencia
esperando comentarios
llenos de experiencia.

Aquí se acaba la historia
en un poema confuso
lleno de devaneos
y de presuntos anacolutos.

Que esto de versificar
amigo, no es lo tuyo,
pero lo has intentado
para no ser un chamuyo.

Hasta pronto, blogueros,
del alma mía amigos,
seguimos trabajando
sin mirarnos el ombligo.

¡Qué malo! Je, je. I'm sorry.

Felipe Zayas dijo...

No recuerdo si ya había entrado en tu blog. Si no es así, aprovecho para saludarte con esa complicidad que nos ha dado amontonar ripios con buen humor.

Eduardo Larequi dijo...

Oh pirata intertextual,
oh bloguero desatado,
oh del sol viento amical
y poeta improvisado,
gracias por tu blog genial.

Angus dijo...

Enhorabuena por tu blog, tus ripios y tu buen humor, Antonio. Un saludo afectuoso.

Antonio dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios. Sois unos cracks del ciberespacio lingüístico.