29 septiembre 2006

Cantera de lecturas

Como todos los septiembres, preparo una lista de libros recomendados para que sirva de referencia en el curso en curso (sic). Trato de renovarla con las lecturas que me procuro en verano y así no repetir los mismos títulos, aunque, si uno funciona lo mantengo en el top ten.
Como veréis, son colecciones juveniles, así que cada uno debe añadir sus clásicos para aquellos alumnos que ya no sacan provecho de las desventuras más o menos adolescentes.
Ahí va el mogollón:

1er. Ciclo (1º y 2º ESO)

Los caminos del miedo. Joan Manuel Gisbert, Planeta-Oxford. Cuatro relatos con el denominador común de las obsesiones y el miedo.

Manolito 'on the road'. Elvira Lindo, Alfaguara. Lo de siempre para los más tiernos.

El ojo de cristal. Charlie no vendrá esta noche. Cornell Woolrich, Vicens-Vives. Dos relatos de suspense de un genio de la novela negra.

Relatos de monstruos. Varios autores, Vicens-Vives. Algunos clásicos del género.

El secreto del hombre muerto. Joan Manuel Gisbert, Alfaguara. Breve e interesante para los más pequeños.

97 formas de decir 'te quiero'. Jordi Sierra i Fabra, Bruño. Nunca falla, sobre todo en 2º ESO.

Un hombre con un tenedor en una tierra de sopas. Jordi Sierra i Fabra, Bruño. Algo de compromiso humano en una historia con un misterio por resolver.

El valle de los lobos. Laura Gallego, SM. La maldición del maestro. Laura Gallego, SM. Mezcla interesante entre Harry Potter, Tolkien, etc. Ojo, está disponible en una colección barata 'El navegante' y ahora en edición de 'lujo'. Es una serie que tiene secuelas.

Escrito sobre la piel. Fernando Lalana y J.M. Almárcegui, SM. Intriga criminal con investigadores adolescentes.

El cuerno de Maltea. J.A. Ramírez Lozano, Alfaguara. Una fábula moderna del despertar adolescente. Solo para lectores sensibles.

Las pelirrojas traen mala suerte. Manuel L. Alonso, Alfaguara. Clásico de jóvenes incomprendidos que abandonan el hogar.


2º Ciclo (3º y 4º ESO)

Antología de los mejores relatos de terror. Varios autores, Alfaguara. Algunos mejores y otros quizá demasiado pesados para ellos.

Seis cerezas y media. Juana Aurora Mayoral, Bruño. Intriga criminal en Nueva York con referencias a la cultura judía.

Rebeldes. Susan E. Hinton, Alfaguara. Otro clásico de bandas enfrentadas. Ideal para comparar con la película.

La foto de Portobello. Vicente Muñoz Puelles, Edelvives. Interesante historia con una protagonista afectada de anorexia. No es doctrinal.

La canción de Mani Blay. Jordi Sierra i Fabra, Bruño. Sobre el intento de asesinato de una estrella del rock. Estructura cinematográfica con secuencias breves superpuestas.

La piel de la memoria. Jordi Sierra i Fabra, Edelvives. Relato de compromiso de un niño que escapa de la esclavitud africana. Estremecedor y bien narrado.

Hoyos. Louis Sachar, SM. Un poco lento al principio, pero sorprendente hasta el final. Ojo, hay película.

Los hijos del Trueno. Fernando Lalana y J.M. Almárcegui, Alfaguara. Aventuras de un instituto de desclasados. Previsible pero ameno.

La muerte del cisne. Fernando Lalana, Alfaguara. La danza como telón de fondo de un crimen. Un poco lioso y rebuscado, para aquellos más peliculeros.

Morirás en Chafarinas. Fernando Lalana, SM. Otra intriga, esta vez de militares drogadictos. También hay película.

La banda sin futuro. Marilar Aleixandre, SM. Una joven incomprendida, un amor, unas canciones...

4 comentarios:

Lu dijo...

Esta lista me parece de una generosidad tremenda. Para corresponderte, voy a publicar un post con "mi" lista. Podemos compartir títulos. Siempre viene bien.

Felipe Zayas dijo...

Antonio, vale para este post el comentario que acabo de dejarle a Lu. Gracias por la información.

Mª José Reina dijo...

Hola Antonio, he enlazado este post y el de Lu en el blog que hemos abierto para la biblioteca de mi centro. En él colgaremos todo lo que escriban alumnos y profes relacionado con la lectura.
http://bibliosagulla.blogspot.com/

Mar dijo...

Me parece estupenda tu propuesta. Normalmente los libros que mandan leer en el instituto son de lo más aburrido, y es hasta contraproducente. Lecturas obligadas y aburridas era el denominador común. Me alegra que haya gente como tú que deciden desmarcarse del resto.