01 enero 2007

Ave fénix



Como todos los primeros de enero, promesas de cambios y propósitos de renovación. Desde este rinconcito virtual hago un llamamiento a la originalidad, para que no repitamos los mismos errores, las mismas calamidades.

Y para empezar a cambiar, recojo de Juegos de ingenio este calendario espiral, que no sé si será o no funcional, pero al menos es diferente, como deberían ser nuestras vidas año tras año.

Muera la monotonía; viva la originalidad.

5 comentarios:

Ana dijo...

Me encanta la propuesta, pero voy a ser muy convencional porque te voy a desear lo mejor para el 2007, un año lleno de esperanzas y grandes momentos que disfrutar.
Besos.

Mª José Reina dijo...

Feliz Año nuevo 2007.
Antonio, como siempre, sorprendiéndonos. Un beso.

Lu dijo...

¡Qué peligro la imagen de la espiral! ¿Acaso todo gira sobre sí mismo? ¿No hay escapatoria posible al devenir del tiempo? UFFF!!

Felicísimo 2007

Antonio dijo...

Ya veo que estamos todos enfrentados al paso del tiempo, cada uno a su manera. El calendario espiral me remite a un reloj de arena que absorbe el tiempo en su centro (y me recuerda al descenso al maelstrom de Poe): Siempre la literatura...

Joselu dijo...

Buena imagen la del reloj de arena enfrentada a la de los modernos relojes digitales en que no hay percepción sino del instante que se vive. El reloj de arena que nos arrastra permite ver el tiempo consumido y el tiempo que vendrá. Esperemos que este año sea pródigo en originalidad y renovación. Estaré atento a tu blog para enhebrar nuevas ideas.