10 septiembre 2014

Contra viento y marea


Un nuevo curso se pone en marcha y por delante tenemos muchos objetivos que cumplir y muchos problemas que vencer. La imagen que encabeza esta nota representa mis cinco deseos para refrescar el aula en estos momentos, aunque estoy seguro de que saldrán al paso muchos más. Por mi parte, el curso ya está más que inaugurado; es más, da la impresión de que empezó hace mucho, mucho tiempo...

Entre lo positivo puedo destacar:

  • Vuelvo a la docencia compartida. El año pasado, por falta de recursos, no pudimos mantener esta metodología. Este curso tenemos tres grupos de 2º de ESO en los que podremos trabajar dos profes de manera conjunta, lo que facilita la atención al alumnado y el desarrollo de metodologías activas.
  • Mantengo mis clases en el 2º de PQPI. Es un nivel que me dio buenas alegrías y con el que puedo trabajar como realmente me apetece: proyectos, negociación, competencias... Todo ello sin necesidad de exámenes.
  • Proyectos y lecturas. Tengo en capilla, listo para ensamblar y montar, el proyecto "20 años después", una idea que nació durante un MOOC sobre ABP el año pasado. Con este proyecto recuperaremos los cuentos tradicionales y tal vez pongamos en marcha algún programa de colaboración externa, todavía en fase beta. También volvemos a la ciencia-ficción, con Ray Bradbury y con el despliegue educativo de robots
  • Vuelvo a la Selectividad. No es precisamente una alegría, pero apetece reencontrarse cinco años después con Luces de bohemia, con Miguel Hernández y con La casa de los espíritus. Sé que el 2º de Bachiller es el curso que menos se presta a la experimentación, pero mis alumnos de este año llevan detrás el bagaje de, al menos, tres años de proyectos (Callejeros literarios, Un paseo con Machado, Vamos a venderlo todo, el Barco del exilio, el Quijote sincopado, Piénsame el amor...). Tal vez incluso agradezcan una vuelta al método docente tradicional (ya veremos).
Entre lo negativo:

  • Precariedad de recursos. Seguimos bajo mínimos en el Departamento. Algunos grupos del primer ciclo de ESO no se pueden desdoblar; otros se hacen con desdobles de dos grupos para tres profesores. Impensable desdoblar grupos a partir de 3º de ESO, aunque sean numerosos o difíciles. Eso limita la atención a la diversidad y provoca un desplazamiento del fracaso escolar hacia el segundo ciclo de la ESO, donde los resultados son alarmantes.
  • Ocurrencias peregrinas sin justificación pedagógica. Adelantar el inicio de curso al día 3 de septiembre, además de los problemas de calor (que han sido lo más llamativo), ha provocado un desorden organizativo. Algunos departamentos dedicábamos horas y horas en septiembre para racionalizar los desdobles, para revisar expedientes del alumnado, para poner en orden toda la documentación relacionada con ACIS, compensatoria, asignaturas pendientes, etc. Este año nos hemos encontrado de sopetón con los chavales en el aula y la improvisación en muchos aspectos se notará a medio o largo plazo. 
  • La LOMCE. Aparece entre lo negativo porque la tenemos ahí, como espada de Damocles. Sus efectos todavía no parecen notarse, salvo en la supresión del PQPI. Sin embargo, habrá que ver si a lo largo de este año hemos de prepararnos para un nuevo desarrollo del currículo. Solo nos falta en las aulas esa amenaza fantasma.
Este es el comienzo del viaje. ¿Llegaremos a buen puerto? ¿Nos hundiremos por el camino? Por lo pronto, bienvenidos un curso más a este blog que procura mantenerse a flote contra viento y marea.

7 comentarios:

Evaristo Romaguera dijo...

Llegaremos a buen puerto. Seguro. Aunque la travesía, ya los sabes, no será fácil. Llegaremos a buen puerto pero no por haber salido incomprensiblemente antes que nadie. Llegaremos a buen puerto a pesar de haber salido antes que nadie.
-"Cuando emprendas tu viaje a Itaca
pide que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de experiencias." C.P.Cavafis-

mjchorda dijo...

Veo tu nave con las velas henchidas de proyectos e ilusión ... a pesar del calor :) Feliz travesía.

Blogge@ndo dijo...

Seguro que con ese caudal de proyectos llegaréis a buen puerto. Feliz curso...

Joselu dijo...

A mí me reconforta pensar que en segundo de bachillerato podré experimentar el método docente tradicional. El año pasado tenía entre mis escasos alumnos a un par de chicas de veintiún y veintidós años, cuya madurez superior se prestaba a debates y reflexiones con más solidez de la acostumbrada. Este año no será así, pero espero poder dar clases sobre literatura hablando de literatura.

Empiezo el curso con una cierta pereza mental porque sé que en otras ocasiones me he podido ilusionar con proyectos imaginativos que luego no han cuajado en los cursos concretos a que he dado clase. El año pasado no funcionó el glogster. No fui capaz de que vieran -por encima de sus dificultades técnicas- las inmensas posibilidades de creación. Todos fueron muy poco imaginativos. Así que este profesor prefiere no ilusionarse con proyectos que en la mente son motivadores pero que a la hora de la plasmación, no funcionan, aunque, claro, depende de lo que espere uno.

Tu blog es una especie de reducto galo en la Romania invasora que es la desmotivación docente.

Aquí en Catalonia no comienza el curso hasta que no se han hecho los deberes patrióticos del once de septiembre. Ya ha sido la fecha magna. Pero nos han dado puente para empezar el lunes, así que algo bueno tiene que tener la Patria. El calor es una constante hasta bien entrado noviembre, al menos por lo que recuerdo del año pasado.

Salud, y que el blog no deje de engrasarse, aunque sé que no son buenos tiempos ya para este tipo de plataformas.

Carlota Bloom dijo...

Comparto tus deseos. Ánimo, a pesar de ese precipitado inicio (qué afán de empezar cuanto antes, con todo por organizar...Pero eso a la administración le da lo mismo).
Por aquí andaremos, que ya veo que andas en jugosos proyectos. Un abrazo.

Lu dijo...

Para llegar a buen puerto hace falta partir con una buena carta de navegación. Tú acabas de perfilarla y las circunstancias te han lanzado a las aguas inquietas de este mar de la educación.

Ánimo marinero

Toni Solano dijo...

Evaristo: Todos los cursos acaban siendo una travesía llena de aventuras. Suerte con la tuya :)
Mª José: No nos detendrá ni el calor ni la gota fría. Suerte con los tuyos.
Blogge@ndo: Seguiremos vuestras luces desde la costa ;)
Joselu: A pesar de tu modestia, todos conocemos tus propuestas de riesgo. Es bueno que las herramientas fallen a veces, porque nos lleva de nuevo al camino de lo esencial. En cuanto a las clases de 2º de Bachiller, aquí son solo 3 horas para la lengua y la literatura, así que resulta impensable experimentar.
Carlota Bloom: Casi tres semanas después de empezar el curso, todavía hay grupos sin profe, desdobles sin formar, adaptaciones sin preparar. Un desorden.
Lu: Espero saludarte a menudo desde la borda. Un abrazo.