30 mayo 2012

El Quijote sincopado


¿Se puede pedir fluidez en la lectura y a la vez proponer la realización de un cortometraje sincopado? ¿Aceptaría Cervantes que su obra inmortal se trocease en pequeños fragmentos confeccionados a su vez con imágenes estáticas a modo de almazuela? Y lo más terrible de todo ello, ¿habría profes tan temerarios como para proponer a sus alumnos una lectura tan heterodoxa del Quijote?
Pues aquí estamos, con el proyecto del Quijote sincopado, del que quizá habíais oído hablar en la red. Un proyecto que hoy ofrecemos con los trabajos ya publicados y con toda la ilusión compartida que conlleva haber culminado un proyecto colaborativo que nos ha ocupado todo el curso.
Toda la información del proyecto está en la página web, así que no vamos a hablar sobre el proyecto, sino, más bien, sobre el proceso.
Nacía el mes de septiembre, agobiante e ilusionante a partes iguales, de 2011 cuando un profesor establecido en Mallorca (@daniyecla) se puso a buscar temerarios que quisieran afrontar el reto con él. Como es evidente, a la primera llamada a través de Twitter nadie se arriesgó. Dio la casualidad que Jordi Adell (@jordi_a) le dio el contacto de otro pirata educativo, tan transgresor o más que él, afincado en Castellón (@tonisolano). Nació entre el insular y el peninsular una relación telemático-pedagógica que ha dado como primer fruto este proyecto, seguro que el primero de una serie: la trasmutación de un texto escrito del siglo XVII a un lenguaje propio del siglo XXI, no sólo audiovisual, sino compartido a través de Youtube.
Desde el primer momento, los dos profesores manejaron un lenguaje que sabían complejo, a la par que cercano para los estudiantes. El profesor isleño ya había trabajado este tipo de lenguaje y sabía que a los estudiantes les gustaba. El problema radicaba en el proceso. Los estudiantes estaban encantados en realizar el corto, pero sin reflexionar en el proceso y con la mínima preparación. Por su parte, el docente de tierra firme llevaba tiempo trabajando adaptaciones de clásicos a otras tipologías y medios con resultados satisfactorios. De modo que, como diría Sancho, se juntaron el hambre con las ganas de comer y así se enredó todo. 
La coordinación del proyecto se hacía en Google docs y Twitter, compartiendo enfoque, criterios de evaluación y seguimiento del proyecto con un diario de campo. Por su parte, los alumnos iban trabajando guiones, story boards, rodajes y memorias a lo largo del curso.
Este es, pues, el resultado final de toda esa locura comenzada por un egregio loco y seguida siglos después por otro par de osados. Lo bueno es que nuestros alumnos han sabido poner en todo ello el toque necesario de lucidez.

Más información:

16 comentarios:

Maru (marudomenech@gmail.com) dijo...

Me he quedado sin palabras. ¡Enhorabuena por el proyecto, por el trabajo, por la colaboración y por conseguir implicar a tantos alumnos.
Una manera fantástica de acercar la literatura a los chavales!
Enhorabuena también a Dani, tu otro yo en este proyecto.

Carlota Bloom dijo...

Bueno, esto hay que leerlo con mucha, mucha, calma, pero tiene muy buena pinta...Enhorabuena a ambos por el proyecto común, quijotesco y precioso a partes iguales.

Nacho Gallardo dijo...

Me ha encantado el proyecto y sus resultados. Enhorabuena a los participantes, tanto alumnos como profesores.

Patxo Landa dijo...

¡UFFFFFF! Las horas de trabajo que intuyo en cada pastilla de vídeo... Me gusta lo de colaborativo, las memorias y la entrega de los alumnos...pero ¿no hubiera sido más fácil un stop motion con cámara de fotos, con objetos o muñecos y un escenario fijo,sin tener que hacer recreaciones?
¡Uffffff!

mjchorda dijo...

Enhorabuena y gracias a este par de profes osados. !Menos mal que existen! e intentan acercar la literatura a los alumnos del s. XXI.
Creo que Cervantes estaría muy orgulloso de vuestro trabajo pues considero que es uno de nuestros escritores más modernos y lúcidos, basta con releer alguno de los capítulos de El Quijote. En cuanto al trabajazo, que he seguido en la red, obsrvo sobre todo alegría en los alumnos y magníficos resultados. Todo un logro.

Marcos Cadenato dijo...

Muchas felicidades Toni y Dani. Un trabajo colaborativo espléndido con unos resultados sorprendentes. Está claro, todo intento por acercar la Literatura a nuestros alumnos vale la pena y si, como podemos comprobar, los resultados son tan óptimos, no queda sino felicitaros, felicitar a los alumnos y ¡bendita locura!

Evaristo Romaguera dijo...

Enhorabuena por los resultados. Desde ayer, voy aprovechando huecos para ir descubriendo aspectos de este interesante proyecto. Además me habéis provocado la curiosidad por el stop motion.
Creo que las recreaciones habrán resultado muy motivadoras para los alumnos ya que el vestuario y los decorados se ven muy trabajados.
En estos días ando preparando para el departamento de mi centro un listados de actividades que alejen el aburrimiento de las clases de literatura. Con la vuestra, ya tengo otra.
Buen trabajo.Felicita a tus alumnos.

Silvia Gongo dijo...

Le eché una primera ojeada furtiva a la wix aquel día, ayer lo ojeé de nuevo y hoy he aprovechado para saborear cada rinconcito del proyecto. Los resultados son impresionantes, ¡cuánto trabajo el de vuestros alumnos! A mí, especialmente, me ha gustado la presentación del proyecto a través de la wix y la planificación de la actividad: lo bien planteado que está el esquema de trabajo y la rúbrica de evaluación. Creo que son aspectos que hay que tener muy bien diseñados para que la actividad sea un éxito, como finalmente ha sido.
Me habéis encantado (vosotros, vuestros alumnos, vuestra idea).
Solo una pequeña pega: en la wix, en el apartado "proyecto", las pestañas pasan automáticamente y de forma tan rápida que no me da tiempo a leerlas... ¿O es mi torpeza? :)

Joselu dijo...

Cuando veo proyectos de actualización de los clásicos siempre me asalta alguna inquietud. ¿Es posible adaptar la historia de don Quijote y Sancho y el juego de los narradores al lenguaje superficial de nuestro tiempo? El tempo lento de El Quijote ¿puede ser traspasado el tempo frenético que implica la stop motion? ¿Es esto legítimo?

No tengo respuesta. Solo sé que tras 30 años de profesor de literatura, ya no siento placer en explicar literatura en la realidad que existe ahora.

Creo que las obras clásicas hay que considerarlas en su contexto, en su tiempo, e intentar acercarlas a nuestro presente en un diálogo fructífero. Si hay que convertir El Quijote o cualquier otra obra clásica en un producto de consumo apresurado para hacerla accesible, siento que algo se remueve en mis entrañas. Si algo nos permiten las obras clásicas, leídas en su realidad real, es asistir a la plasmación de otro tempo narrativo y vital, a otras inquietudes, a otro mundo interior y exterior.

Sé que no es posible. Al menos en el contexto en que estoy.

Hay algunos vídeos que han captado algo la esencia de los personajes. Otros están muy alejados. ¿Es valiosa la experiencia? ¿Cómo decir que no, Antonio? Creo que yo no la haría, pero ya he dicho que si puedo no quiero volver a ser profesor de literatura. Solo puedo manifestar mi simpatía por los que todavía lo intentáis con aciertos y errores.

speedy dijo...

Con todos mis respetos, enhorabuena por este trabajo de locos digno de las locuras de ingeniosos hidalgos. ¿Cómo no lo iba a aceptar Cervantes?.
Cuánta ilusión y cuánto trabajo, felicidades.
Un saludo

Miguel dijo...

Todo lo que sea dinamizar la cultura de los clásicos (y más si se trata de la obra cumbre) bien venido sea.
Te animo a que te lances a este proyecto, seguro que sacarás conclusiones muy positivas.

Un abrazo.

Lu dijo...

"¡Hala! ¡Qué pasada, profe!". La verdad es que el esfuerzo que hay detrás de trabajos así solo "el que lo prueba lo sabe". Creo que ante la disyuntiva de mostrar los clásicos en versión adaptada o silenciarlos, me inclino por la primera. Muchos de nuestros chicos abandonarán el instituto y no volverán a estar en contacto con la literatura. Si les remueve su interior alguna de las lecturas, acudirán por su propio pie al texto original y esta primera aproximación adolescente les servirá de trampolín.
Os felicito por la idea y por el resultado.

Virginia dijo...

Nada que añadir a lo ya dicho. Me ha encantado todo: el trabajo de los profes y de los alumnos, el proyecto, la planificación, la memoria... Seguro que los chavales se lo han pasado bomba. El Quijote zanahoria y Sancho patata no tienen precio.

¡Impresionante!

blogge@ndo dijo...

Menuda bomba tenías preparada para fin de curso. Un trabajo completísimo que incluye como dato a tener en cuenta la evaluación que suele ser la gran ausente de muchos proyectos muy interesayes, que se llevan a la práctica pero no se evaluan con lo que pierden valor como actividades de enseñanza aprendizaje.
Yo leí a muchos cláicos en las famosas colecciones de 250 ilustraciones. La adaptación, el hacer digeribles los textos es un paso impresxindible para un acercamiento posterior más adulto. ¿Cómo no va a ser lícito hacer este tipo de trasposiciones? Es una guerra didáctica y en ella valen todas las armas.
Felicidades.

Antonio dijo...

Muchísimas gracias a todos por los comentarios. En verdad, ha sido una tarea que ha costado lo suyo, con momentos graciosos y otros de enfado, principalmente por ese carácter novedoso del planteamiento, incluso para el profe. Ya os contaré con mayor detalle cómo se ha vivido en el aula. Un saludo.

Miguel dijo...

Antonio, he visto en el "Mediterráneo" que hay una reseña de tus actividades con el Quijote sincopado. Creo que tienes que estar orgullosos. ¡Enhorabuena!

Un abrazo.