28 agosto 2012

Escaparate de lecturas para el aula

La última semana de agosto es buen momento para traer al blog algunas de las lecturas que he ido conociendo en los últimos tiempos y que pueden servir para el aula. Algunos ya conocéis esos paneles de Pinterest en los que voy recopilando por un lado mis lecturas personales y por otro las Lecturas para el aula de Secundaria -al que he invitado a cuantos amigos he podido y al que podéis contribuir cuantos queráis-. El uso de Pinterest me resulta atractivo por tres razones: 1) el botón de pinear es fácil de usar en el navegador y ahora también en teléfonos inteligentes y tabletas; 2) su aspecto recuerda mucho al escaparate de una librería; 3) haciendo clic en las imágenes podemos dirigir a la página de la editorial, de la librería o de la reseña que más nos interese.
No obstante, al margen de ese catálogo visual de Pinterest ya en marcha, creo necesaria esta nota para resaltar algunas de esas lecturas con mayor detalle.
En la línea de novelas juveniles de amor, destaco tres títulos:

Pomelo y limón, de Begoña Oro (SM). Buenas dosis de enredo amoroso con programas de cotilleo de fondo. Tiene un blog relacionado y juega bien con esa ficción trasladada a la red. Tiene booktrailer.

La sonrisa perdida de Paolo Malatesta, de Ana Alcolea (Oxford). La relación de los protagonistas discurre a la par con una intriga muy bien documentada, con referencias artísticas y geográficas precisas que permiten enriquecer la lectura en el aula. Ideal para algún proyecto interdisciplinar.

Tqmc. Te quiero mucho, de Álvaro García Hernández (Sansy). Una novela que nació a partir del blog del profesor Álvaro García y que podría clasificarse como 'tremendismo sentimental adolescente'. Muy adictiva y con interesantes golpes de efecto literarios. Se puede leer en la red o contactar con la editorial para que te envíen una muestra.


Entre las lecturas que abordan temas de mayor dramatismo encontramos:

Alejandra, de Lola Gándara (Edebé). Una joven que desaparece y que esconde una extraña doble vida. Aunque los personajes son quizá muy prototípicos, es fácil de leer y se mantiene la intriga hasta el final.

Palabras envenenadas, de Maite Carranza (Edebé). Otra joven desaparecida, pero con un fondo muy distinto a la anterior. Novela muy dura de la que no se puede desvelar nada sin romper la intriga. Antes de llevarla al aula es conveniente que la lea el docente y valore su oportunidad.

21 relatos contra el acoso escolar, Varios autores (SM). Un tema abordado desde diversos puntos de vista y por distintos autores de renombre. Hay algunos relatos que se salen de los convencionalismos y que vale la pena leer en el aula.

Fuera de esas categorías están dos libros también distintos entre sí. 
El reino de Eidos, de Silvia Gosp (Alupa), es una novela de fantasía que reúne magia y mitología en una trama que combina con acierto los elementos más habituales del género

Por otro lado, Yo conocí a Muelle, de Jorge Gómez Soto (SM) recupera la prehistoria del grafiti español con una intriga juvenil de amistad y luchas callejeras. Muy interesante para trabajar también de manera interdisciplinar.

Espero que os sirva y que compartáis aquí, en Pinterest, en vuestros blogs o en cualquier red social vuestras recomendaciones para el aula.

Más notas relacionadas con lecturas juveniles:


10 comentarios:

Evaristo Romaguera dijo...

Una vez más, eres el más madrugador. Ya tenemos la primera lista interesante del curso.
Confirmo el buen funcionamiento de "La sonrisa perdida de Paolo Malatesta" para 3º o 4º y de "Yo conocía a Muelle" a partir de 2º.
Probaré "Pomelo y limón" y "Te quiero mucho en 2º".
Un saludo
¡vamos a por el 2012-2013¡ (a pesar de todo)

Inés dijo...

El de Alejandra de Lola Gándara lo pusimos este año en 3º ESO y funcionó perfectamente, los alumnos encantados, no es muy largo por lo que no echa para atrás. Lo pusimos la 3ª Eval. que suele ser la más corta y pesada para ellos, y genial.

Me apunto el resto para cotillear.

Y si la Sra. Conselleria tiene a bien llamarme para trabajar... igual puedo hacer caso a tus recomendaciones :S

Joaquín J. Martínez Sánchez dijo...

Me pasa como a Inés, aunque se supone que soy funcionario... No tengo el privilegio de elegir centro ni curso, así que tampoco puedo elegir lecturas. Te agradezco muchísimo que compartas estas recomendaciones. Es probable que las lean mis próximas compañeras de departamento :D
Un modo de superar el obstáculo de la antigüedad esclerótica sería que el currículo se abriera. "Currículo abierto" significa que la llamada programación de aula no es un documento burocrático o una prueba insuperable, sino un menú de proyectos preparados por un grupo de profesores/as en común y decididos, transformados por la comunidad de aprendizaje en la evaluación inicial. ¿Suena ideal? Pues es terriblemente práctico. Este año lo voy a aplicar, porque el anterior me fue muy bien.
De hecho, tú eres parte de mi grupo de profesores por elección (quiero decir, que voy a aplicar tu proyecto :D
Saludos

Maru (marudomenech@gmail.com) dijo...

Gracias de nuevo por tus recomendaciones. Compartimos centro con características similares y son una referencia para mí. No sé que me encontraré cunado llegue- lo mismo hasta nos han cerrado el centro- y como estarán las familias económicamente- pero siendo barrios de extraradio y mayoritariamente extranjero la cosa pintará muy mal- pero espero poder llevar alguna lectura al aula. Habrá que darle al ingenio y rogar a las editoriales.
Besos

Antonio dijo...

Evaristo: Gracias por las puntualizaciones. Los títulos de amor adolescente suelen triunfar en 2º de ESO, cosas de la edad :)
Inés: Gracias también por tu comentario. Ojalá puedas seguir en el tajo. Suerte.
Joaquín: Es el currículo abierto, el claustro virtual y el desarrollo de una programación siempre cambiante y en crecimiento. Si las tecnologías nos lo permiten, ¿cómo desperdiciar la oportunidad?
Maru: La única ventaja -hasta el momento- de ser un centro de especial dificultad es que recibimos un mínimo presupuesto para dotación de la biblioteca, lo que nos permite tener siempre diez o quince ejemplares de las lecturas de referencia para poder prestar a quienes no pueden comprarlo. Esperemos que no nos lo quiten. Gracias por comentar y por participar en Pinterest.

Balma dijo...

No sé qué tipo de alumnos encontraré este año en el instituto, ni si podré escoger lecturas (me huelo que no). De todas formas, ¡tomo nota!

Joselu dijo...

Ya sabes que no soy nada conocedor de la literatura juvenil y cada año me las veo para orientar las lecturas, teniendo en cuenta además que en mi centro es más que improbable que se compren los libros de lectura por la situación socioeconómica. El año pasado opté por que fueran ellos mismos eligieran los libros de lectura ya que en una encuesta había sido la opción más aceptada.

En todo caso, veo con gran interés la novela TQMC que puede ser leída on line. Ello puede ser muy interesante y favorecer el intercambio de pareceres. Este año vamos a trabajar con EDMODO, entorno virtual que sumerge a los chavales en algo parecido a TUENTi como comunidad de aprendizaje. He colgado allí materiales entre ellos la novela que está en la red. Se me hacen cortas las horas para comenzar el curso lo que me produce una gran expectación.

Lu dijo...

Toni, sí que eres madrugador. Conozco varios títulos de la lista, pero otros tendré que leerlos. El último de Ana Alcolea lo leí en junio y no es de los que más me han gustado de la autora. Debo reconocer que ha encontrado una fórmula que funciona (adolescente de vacaciones fuera del entorno familiar que vive interesantes aventuras), pero me quedo con "Donde aprenden a volar las gaviotas" o con "La noche más oscura", por el trasfondo histórico.

Uno de los de la lista lo trabajé con alumnos de 3º. Te enlazo las actividades que realizamos por si te interesan: 21 relatos contra el acoso escolar

Antonio dijo...

Balma: Bienvenida al hogar 2.0. Espero que tu reincorporación a este mundillo sea feliz y productiva. Un saludo.
Joselu: Admiro tus planteamientos lectores en los que trabajas mucho la puesta en común. Seguro que Tqmc es un libro del que puedes sacar jugo.
Lu: Es verdad que algunos autores de LIJ aprovechan su propio tirón y repiten esquemas. De este libro de Alcolea me gusta la posibilidad de jugar a descubrir qué elementos son reales y cuáles ficticios. También es cierto que me gustó más 'El medallón perdido', por ejemplo. Los relatos sobre el acoso escolar -y ese material que me brindas- quería utilizarlos en el PQPI, pero todavía no tengo cerrados los proyectos de este año. Gracias por comentar.

Marcos Cadenato dijo...

Muchas gracias por la lista, Toni. Conozco algunos títulos, pero tomo buena nota de los que nos recomiendas. Intentaremos colaborar con el Pinterest. ¡Gracias!