24 enero 2008

Quien calla otorga

Vuelvo a impartir los cursos para el profesorado que tienen como objetivo iniciarse en las TIC como herramientas imprescindibles en el aula. Uno de los asuntos que surge en las clases es la privacidad de los alumnos cuando utilizamos aplicaciones de Internet. Alguna vez he comentado que este tema también me preocupa, pero que debemos encontrar soluciones para ello sin escudarnos en las hipotéticas situaciones de riesgo. Internet, para un alumno que trabaja bajo la tutela de un profesor, ofrece menos riesgos que un rincón oculto del patio de recreo.
En cierta medida, la actual ley nos ampara al respecto. En el REAL DECRETO 1631/2006, de 29 de diciembre, por el que se establecen las enseñanzas mínimas correspondientes a la Educación Secundaria Obligatoria, podemos encontrar el Anexo I en el que se definen las competencias básicas. En la definición del Tratamiento de la información y competencia digital encontramos esto:
...esta competencia permite procesar y gestionar adecuadamente información abundante y compleja, resolver problemas reales, tomar decisiones, trabajar en entornos colaborativos ampliando los entornos de comunicación para participar en comunidades de aprendizaje formales e informales, y generar producciones responsables y creativas. (...)
Igualmente permite aprovechar la información que proporcionan y analizarla de forma crítica mediante el trabajo personal autónomo y el trabajo colaborativo, tanto en su vertiente sincrónica como diacrónica, conociendo y relacionándose con entornos físicos y sociales cada vez más amplios.
Además de utilizarlas como herramienta para organizar la información, procesarla y orientarla para conseguir objetivos y fines de aprendizaje, trabajo y ocio previamente establecidos.
Y en el Anexo II, en el que se establecen los contenidos de las distintas materias, concretamente para la Lengua castellana y literatura, establece como aportación a las competencias básicas algunas de las prácticas que ya usamos con las TIC:
La materia contribuye al tratamiento de la información y competencia digital al tener como una de sus metas proporcionar conocimientos y destrezas para la búsqueda y selección de información relevante de acuerdo con diferentes necesidades, así como para su reutilización en la producción de textos orales y escritos propios. La búsqueda y selección de muchas de estas informaciones requerirá, por ejemplo, el uso adecuado de bibliotecas o la utilización de Internet, la realización guiada de estas búsquedas constituirá un medio para el desarrollo de la competencia digital. A ello contribuye también el hecho de que el currículo incluya el uso de soportes electrónicos en la composición de textos de modo que puedan abordarse más eficazmente algunas operaciones que intervienen en el proceso de escritura (planificación, ejecución del texto, revisión) y que constituyen uno de los contenidos básicos de esta materia.
También pueden contribuir al desarrollo de esta competencia el uso en esta materia de los nuevos medios de comunicación digitales que implican un uso social y colaborativo de la escritura y de los conocimientos.
Por ello, lejos de asustarnos como tiernos infantes, hemos de ofrecer alternativas prácticas para trabajar en Internet y asegurarnos de que los padres, madres o tutores conocen estas exigencias. En este curso, para los alumnos de 3º de ESO he realizado un modelo de autorización TIC. Como ya sé que cuesta conseguir que devuelvan algo firmado, lo he planteado a la inversa: Deben firmar quienes NO estén de acuerdo en que sus hijos participen de este tipo de actividades. Como nadie lo ha devuelto firmado, considero que cuento con su autorización. Os dejo el enlace del PDF con una plantilla en blanco y el de Google docs por si queréis 'tunearlo':

Plantilla Autorización (PDF)
Plantilla Autorización (Docs)

Crédito de la imagen: www.flickr.com/photos/74418275@N00/358352515

5 comentarios:

Joselu dijo...

Pues la verdad en que nosotros no hemos reparado todavía en el trámite de pedir autorización positiva o negativa para participar los alumnos en redes sociales. Existe un blog de filosofía en el centro en bachillerato bajo el amparo de la XTEC de la Generalitat y también el blog de aula de Lengua en cuarto. De momento no se ha planteado la cuestión. De momento, no veo que puedan surgir situaciones de peligro para los alumnos. Si surgieran, sería el momento de pedir autorizaciones. ¡Horror! ¡Todo se burocratiza!

Ana Concejero dijo...

¡Qué buena idea!Para el próximo curso escolar la tendré en cuenta.Este año he estado hasta Noviembre recogiendo autorizaciones.
Gracias por dejarnos una plantilla y compartirla con nosotros,me viene de perlas.

Jesús dijo...

Me sumo a la idea. Y eso de "tunearlo"... No está mal traído (mira que eso de poner "alerones" horteras al documento...).

Lu dijo...

En mi centro, es público que tenemos un aula virtual y varios blogs. Quizá por ingenuidad no nos hemos planteamos más que pedir la autorización para la publicación de imágenes.
Como "quien calla, otorga" todos salen en los álbumes digitales del centro.
Otra cosa es la publicación de textos. En los blogs de aula, publica el alumno que así lo desea; el que no, no tiene ninguna obligación. En nuestro caso, el hecho de trabajar con Moodle nos permite preservar la privacidad de las actuaciones de nuestros alumnos.

BLOGGE@NDO dijo...

Me parece una buena idea. A nosotras nos ha ocurrido en algún momento tener reparos porque aparecieran textos o fotos de los alumnos y alumnas en blogge@ndo. Cuanto más claro esté el cmpo en el que nos movemos mejor. Gracias por tu ofrecimiento y socializarlo.