19 enero 2008

Lanzados a participar

Dar clases es, a menudo, lanzarse en trineo hacia lo desconocido. Corres el riesgo de quedarte helado o con una cara como la de la señora de la foto. Pero, en ocasiones, vale la pena la experiencia de sentir el aire frío en la cara y la descarga de adrenalina en el cuerpo.
El viernes tuve uno de esos subidones en la clase de 3º de ESO. Estamos viendo los géneros periodísticos e iba a repartir periódicos para ver las secciones. Sin embargo, por la mañana escribí una nota en el blog de aula con algunos enlaces de diarios digitales. Así que, viendo que era la última clase de la semana, decidí llevar la utillería TIC.
Algunos, cuando ven el despliegue, hallan ocasión de objetar y se pierden en el fondo. Pero la mayoría colaboran encantados poniendo los cables del portátil, montando la mesa, desplegando la pizarra, ajustando el cañón, etc.
Hicimos un repaso por las ediciones digitales de los principales diarios y vimos la posibilidad de interactuar que ofrecen la mayoría de ellos. Al llegar al diario El País, exploramos las posibilidades de las encuestas. La que estaba vigente trataba sobre la clonación terapéutica con embriones híbridos, así que aprovechamos para analizar ventajas e inconvenientes antes de votar. Elegieron estar a favor. Después, quisieron votar sobre bodas civiles o por la iglesia. Sorprendentemente para mí, la mayoría prefería casarse por la iglesia (quién te ha visto y quién te ve, juventud española). La última que vimos se centraba en la medida adoptada en Cataluña sobre la segregación educativa de los inmigrantes, aunque estaba fomulada de una manera mucho más dura. Ahí tuve que cortar, pues todos (excepto el único inmigrante de la clase) estaban de acuerdo en que estudiasen en centros separados.
Pero la satisfacción mayor vino cuando leí que, en esos instantes, Álex de la Iglesia respondía en directo a las preguntas de los internautas. Como la mayoría están al corriente de los estrenos de cine, no hubo que explicar nada. Se pusieron de acuerdo y lanzamos una pregunta. Como era ya la hora de ir a casa, no pudimos ver la respuesta. Hoy ya la he visto y la he publicado en su blog de aula. Para mí ha supuesto una alegría infinita ver que un chaval de barrio, desde un instituto cutre, pueda ser atendido al momento por una 'celebridad'. El martes, en clase, espero que ellos se sientan igual de contentos. Son las grandezas de la web 2.0, y vale la pena arriesgar, aunque, de tanto caerte, se te quede el culo frío...

Crédito de la imagen: Sawse

9 comentarios:

Gabriela Monzón dijo...

Uno quisiera que esas clases en las que sólo falta el moñito para considerarlas un regalo por lo satisfactorias (cuando llegamos a ellos, les tocamos el alma de alguna manera, pero sobre todo nos tocan a nosotros)... fueran más frecuentes. Igual, cuando se dan son las que nos renuevan las ganas de seguir enseñando.
Felicitaciones...
Gaby

YOFFY dijo...

Aprovecha el subidón. Ellos no se dan cuenta de esa satisfacción que nos entra, tan acostumbrados que estamos a la frustración, ir ilusionados y acabar luchando contra miles de circunstancias.
¡Bien por este día!

JLG dijo...

Antonio, qué motivadoras son esas pequeñas alegrías.

Yoffy, mujer, lo de tan acostumbrados que estamos a la frustración me parece excesivo: Sursum corda.

Manolo Gotor dijo...

Gracias por dejar un comentario en mi blog. Si no hubiera sido así no habría tenido la oportunidad de conocer el tuyo, al menos, de momento. Sencillamente es magnífico y lo he agregado al mío como "especialmente interesante". Se lo recomendaré al profesorado de Lengua de mi centro. Ten en cuenta que yo no soy profesor de Lengua sino de Educación Física, aunque al mismo tiempo soy el Director del Instituto. Mi vocación es la Educación; el deporte sólo ha sido un medio para poder ejercerla durante 30 años. Eso sí, mi otro mundo, el que me permite escapar de éste un buen rato todos los días, es la literatura. En esto de las bitácoras llevo sólo dos meses largos y espero ir perfeccionándome. Enhorabuena y gracias de nuevo por el regalo de tu blog.

Jesús dijo...

Hay que lanzarse, es verdad. Sin embargo, casi todas las energías se me van en el ejercicio del control del aula, por no hablar de la dificultad de llevar las TIC al aula en el estado actual de las infraestructuras que presetna mi centro.
Es como una ley de la física. A más control, menos frescura, menos creatividad, menos incentivo para los chicos.
Pienso como Zayas, evitemos las lamentaciones. Sigamos como Sísifo, intentándolo una y otra vez.

Lu dijo...

Presentaste una actividad en la que los alumnos hacían un uso social de la lengua. Eso que tanto preconizan los decretos y que tan difícil es para muchos, pues supone tomar las riendas de una clase con valentía. Es como lanzarse en trineo, como dices.

Joselu dijo...

Tomo nota para una sesión exploratoria de la prensa digital. Es curioso porque los alumnos se acostumbran a estas sesiones de la web 2.0 y luego las reclaman como suyas si algún día el profesor quiere ocuparlas con otras actividades académicas.

Antonio dijo...

Gaby: Menos mal que una sola clase de estas nos compensa la semana (o el mes).
Yoffy: Ellos lo notan, aunque parece que no, y lo agradecen a su manera (en mi caso, con palmadas y gritos por los pasillos).
José Luis: Motivación positiva siempre hay; sólo tenemos que buscarla.
Manolo: Bienvenido al blog. En el tuyo, que sigo casi desde el principio, he encontrado cosas muy interesantes.
Jesús: Es cierto que con las TIC hay que tener un control suplementario, pero también hay que dejar espacio al azar y a las dinámicas de los grupos. Por ejemplo, nunca hubiera planteado esta clase en el tercero que tenía el año pasado.
Lu: Aprendemos la jerga de las programaciones y de las leyes cuando ya no nos hace falta para aprobar la oposición: qué lástima.
Joselu: Te recomiendo esta sesión. Ejerces un influjo muy positivo sobre tus alumnos y se nota en tus blogs de aula. Se fiarán de ti y aprenderán un montón.

José Mari dijo...

Antonio, necesito tu ayuda. No tengo tu email y por eso te escribo aquí. Estoy haciendo un barrido de páginas dedicadas a escritores (cuentistas, sobre todo) contemporáneos. La cosa no es sencilla y me preguntaba si, tal vez, tendrías tú más información.
¿Me escribes al correo y te lo explico más detalladamente?
Perdona este exceso, pero para mí ya eres una autoridad en el tema.
Un saludo y gracias por tu tiempo y tu trabajo.