22 diciembre 2018

A modo de memoria

Estamos en el primer día de vacaciones, así que vais a tener que disculparme si esta memoria del trimestre no está contada con todo el detalle que merece. Ha sido un periodo largo, casi cuatro meses de un tirón para los que empezamos a finales de agosto, un periodo intenso con pocos momentos libres para detenerse a pensar. Por eso, este alto en el camino permite sentarse, aunque solo sea unos minutos, para pensar y evaluar lo vivido hasta ahora.

En el aula tengo este año tres grupos, un 1º y un 2º de ESO y el reducido grupo de compensatoria Riu Sec-Casa Camarón, de alumnado de etnia gitana. Con los grupos ordinarios de la ESO hemos dedicado mucho tiempo a leer en el aula, algo que ya he contado con detalle en el blog y en un artículo de IneveryCrea. Estos grupos tienen alrededor de 20 alumnos cada uno. Son agrupaciones heterogéneas, compartidas con otros colegas del departamento, en las que el alumnado no se selecciona por su nivel académico o su comportamiento. En 1º de ESO, además, tenemos un día a la semana grupos cooperativos con alumnado de espectro autista, en los que Ester, responsable del aula CiL (Comunicación y lenguaje), entra en clase y comparte docencia conmigo. En este grupo, además de la lectura, estamos trabajando la redacción de textos periodísticos como la noticia, pues la idea es comenzar en enero con los podcasts, dentro del plan lector de centro, que mencionaré más adelante. Hemos visto también, muy de soslayo, las clases de palabras, pues ya tendrán tiempo de profundizar en ello en cursos superiores.
En 2º de ESO, hemos seguido la misma pauta, lectura y redacción de textos, haciendo hincapié en la revisión y la corrección. También hemos enriquecido el vocabulario con la propuesta #aciertalapalabra, que anima al alumnado a rebuscar palabras desconocidas en el diccionario para compartirlas en clase. Tanto en 1º como en 2º de ESO hemos dedicado una sesión en diciembre a grabar poemas para #poema27, el homenaje a la Generación del 27. Los podéis escuchar en la cuenta de instagram de LenguaBovalar.
Como decía en este tuit, por primera vez (si no contamos mi experiencia con el PCPI) no he planteado exámenes para obtener la calificación. Las rúbricas de autoevaluación de cada grupo (1ESO - 2ESO), la libreta-portafolio y las anotaciones del cuaderno del profesor me han dado elementos suficientes para evaluar. Además, he entregado un breve informe cualitativo para que las familias sepan los puntos débiles y fuertes de sus hijos e hijas. Como he comentado también en un artículo del Diario de la Educación, esto es posible de manera experimental por mis pocos grupos y por los desdobles. Sería muy complicado llevarlo a cabo con éxito de forma general. Tampoco descarto hacer pruebas escritas más adelante, pues el sentido es que aprendan mejor combinando diferentes modelos de evaluación.
En el grupo de Riu Sec, estamos trabajando la guía de la Fundación Secretariado Gitano, Lección Gitana, para elaborar materiales que sirvan para desterrar prejuicios y facilitar la convivencia. También estamos escribiendo guiones para un posible vídeo que represente escenas de costumbres gitanas de nuestros alumnos. Hemos revisado vocabulario caló para elaborar un panel de palabras de uso común y otras que se están perdiendo. Ahora nos toca darle forma a todo ello, algo bastante difícil cuando el principal reto es vencer el absentismo de este colectivo.

Dentro del proyecto de dirección, este es nuestro tercer año en el equipo directivo, algo que nos hace pisar un poco más seguros el camino del curso. Seguimos cometiendo errores y pagando algunas novatadas, pero ya no nos espanta casi nada de lo que sucede alrededor, por ejemplo, el abandono institucional en el tema de servicios sociales (desbordados), de salud mental (más desbordados y solo llegan a los 15 años, así que los que obligatoriamente escolarizamos hasta los 16 quedan fuera), de las fuerzas de seguridad (llamadas desatendidas para garantizar la seguridad o la salud del alumnado), de la administración educativa (soluciones limitadas a problemas infinitos)... Reconozco que hay generalmente buena voluntad de todas las personas que representan a esos colectivos, pero los recursos son tan escasos y están tan dispersos y burocratizados, que resultan ineficaces, si es que llegan a tiempo.
Sin embargo, hay muchas cosas que nos hacen sentir satisfechos como centro. Seguimos promoviendo el compromiso de centro sin deberes, con un tercio de la plantilla suscribiéndolo. Continúa el desarrollo de proyectos y la formación continua bajo el paraguas de Bovalar projecta, ahora planteado como plan integral de formación en centro, con intervenciones formativas variadas para promover enfoques y puntos de vista alternativos. Con ese hilo de los proyectos, llevamos adelante el plan lector de centro, dedicado a los "Viajes por el mundo", un tema que ha aglutinado a profes de muy diversos departamentos para trabajar en tareas comunes. Por otro lado, estamos comenzando el desarrollo del programa de tutoría entre iguales (TEI), que ha conseguido que pasemos de 164 partes de convivencia en 1º de ESO en el primer trimestre del año pasado a unos 37 este año, algo que nos da un respiro en uno de las grandes preocupaciones de nuestro proyecto de dirección: la convivencia. Nos hemos apuntado a la red de centros sostenibles que impulsa la consellería, y ya hemos comenzado a elaborar propuestas e intervenciones, gestionadas en parte por alumnado y profesoras de la FP Básica de jardinería. También somos los anfitriones del seminario de directores y directoras de Castellón, un foro donde surgen muchas dudas y alguna buenas ideas. Y mantenemos otras acciones de vertebración con el contexto, como el órgano de participación ciudadana de la infancia y la adolescencia, con el ayuntamiento de Castelló, las sesiones formativas con alumnado del Máster de Secundaria de la Universitat Jaume I, o los proyectos de intercambio docente entre los colegios adscritos y los tutores de 1º de ESO. Un no parar...
En la formación del profesorado apenas tengo ocasión de participar últimamente en cursos o jornadas, salvo visitas esporádicas a algún centro cercano. Estuve hace un mes en Santander, invitado por el Consejo Escolar de Cantabria, para hablar de la escuela nueva en estos tiempos modernos, un alegato por la actualización metodológica del profesorado, pero también una llamada de atención a todos los agentes implicados en la educación para que cumplan con su parte de responsabilidad. Para enero también quiero contar en algunos foros el desarrollo del plan lector de centro. A veces, la tentación de decir que no es muy grande, pues esa formación siempre es a costa de nuestras escasas horas de ocio, pero, por otro lado, igual que me gusta aprender de muchos docentes que comparten sus experiencias, creo que es justo devolver de alguna manera ese favor.
Dije al principio que no me extendería, pero ya veis que no tengo remedio; encima, seguro que se me olvidan cosas. Que paséis unas felices fiestas.

8 comentarios:

eduideas dijo...

Tan interesante como siempre, destacaría el dilema fodmación/irse del centro vs día a día que últimamente está apareciendo mucho en la red

Juan Sánchez Martos dijo...

Siempre es un placer leerte, Toni, y si lo que cuentas es la vida de un centro "vivo" pues lo es mucho más.

La vida de los centros, desde la perspectiva de la dirección, es mucho más que el aspecto curricular y el mayor esfuerzo de dedicación y tiempo se nos va en atender (casi siempre no tan bien como quisiésemos) todo lo que inquieta e influye en la vida de nuestro alumnado... ¡¡¡no sabes cuánto me siento identificado con tu relato!!!.

Cuánto cambiaría la cosa si desde las administraciones dedicaran recursos de todo tipo a atender la diversidad y la inclusión como verdaderas herramientas de mejora de rendimientos tanto académicos como de igualdad social.

Muchas gracias por poner de manifiesto todo ello y no desesperes que tu alumnado siempre te lo recompensará ;-)

Un abrazo y que pases unas vacaciones muy felices.

Miguel dijo...

Veo mucha motivación y muchas ganas de trabajar en lo que nos cuentas. Veo e intuyo que el alumnado será partícipe de esta motivación. Mi enhorabuena por la implicación que muestras desde la dirección. Ya sé que es imposible poner a todo el profesorado remando en la misma dirección, pero siempre queda algo. Y ese algo puede ser motivo en un futuro más o menos largo de contagio en los más reticentes.

Un abrazo y que tengas unas felices fiestas.

Joselu dijo...

Desde luego no será por falta de implicación de la dirección y de buena parte -o todo- el centro que no intentéis conseguir lo imposible en un contexto de desigualdad social y de precariedad administrativa. Toda mi admiración por vosotros que sois como una encarnación del caballero manchego luchando sin fin por hacer llegar la luz y las oportunidades a vuestros alumnos. Feliz Navidad.

Toni Solano dijo...

Eduideas: Gracias. El tema de la formación requeriría no un post, sino un tratado. Por un lado queremos que la formación la impartan profesores como nosotros, pero por otro, no se puede faltar al trabajo, así que los que dedicamos tiempo a ello siempre es a costa del ocio. Seguro que hay otras posibilidades, pero es difícil encontrar el equilibrio.
Juan: Alguna vez he dicho que mantener el clima de convivencia me ocupa probablemente un 80% de mi tiempo. Eso obliga a dejar de lado muchas otras cosas que, a mi juicio, no son tan importantes. Ahí están los papeles sin revisar y algún proyecto sin acabar, pero lo vital es convivir. Un abrazo, amigo.
Miguel: He tenido la suerte de rodearme de gente muy implicada y asesorarme con grandes profesionales, como tu directora, por ejemplo. Creo que comienzas una nueva etapa en la espero que disfrutes viendo los toros educativos desde la barrera ;-)
Joselu: Sabes bien la trayectoria de mi centro, que has vivido casi como propia. Es difícil luchar contra molinos cuando lo haces con celadas de cartón. Ojalá tuviésemos los pertrechos que corresponden a estas hazañas. Un abrazo.

Belén Profe dijo...

Me acabo de encontrar con tu blog y me quedo. Muchas gracias por compartir tu trabajazo. Es, desde luego, inspirador e imposible evital el pareado, esperanzador.

Alberto G. dijo...

Muy buenas, Toni. La cantidad y calidad de proyectos e iniciativas que lleváis a cabo como equipo directivo es asombrosa. No me imagino la cantidad de trabajo que eso debe conllevar y las dificultades en el claustro que debisteis superar (sobre todo en el tema de los deberes).
Por otra parte, en alguna ocasión, en grupos flexibles, también he llevado a cabo la evaluación sin exámenes y fue un éxito. En mi departamento hay cierta sirte porque "solo" son el 50% de la nota (es mi segundo año y estoy intentado rebajar ese porcentaje). Creo que el principal escollo es la falta de seguridad entre el profesorado para llevar a cabo una evaluación más formativa. No hay clases suficientemente activas como para generar productos del alumnado que permitan evaluar, hay cierto miedo a la hora cómo justificar la nota más allá de un examen, tanto ante la familia como ante la inspección. Hay mucho por hacer en cuanto a la mentalidad del profesorado y entradas como la tuya pueden ayudar mucho.
Un abrazo y Feliz Año Nuevo.

Toni Solano dijo...

Belén: Gracias por tu comentario y por la visita ;)
Alberto: El cambio en los enfoques de aula y de centro pasa por el contagio. Para contagiar, es necesario abrir el aula y contar lo que ocurre en ella. Es importantísimo evaluar y mostrar a los colegas que estos "experimentos" no son ocurrencias, sino que dan resultado y que sirven para mejorar la convivencia y el aprendizaje. Y para ello, finalmente, hay que moverlo todo desde las directivas, así que ánimo ;)