23 abril 2012

No hemos preparado nada para el Día del Libro

Hoy podríamos haber celebrado un día especial en mi instituto. Sin embargo, será un día más. A principio de curso tuvimos varias reuniones para desarrollar el Plan Lector del centro. Todos sabéis lo difícil que resulta desarrollar un verdadero Plan Lector que implique a todas las áreas y que no se reduzca a listas de libros para leer. En ese proyecto resucitaba la revista, se dinamizaba la biblioteca, se dotaba de material a los departamentos, se asesoraba sobre estrategias de lectura, etc. El Plan arrancó poco antes de Navidades con la convocatoria del concurso "Leer es un premio", que animaba a los jóvenes a crear relatos, carteles, puntos de lectura, auques -aleluyas- y paneles del CDU. Sin embargo, al volver en enero nos encontramos con el decreto que daba por supuesto que trabajamos poco y merecemos cobrar menos. Todos sentimos esas medidas como injustas y pensamos por un momento que estábamos haciendo el tonto al preocuparnos por hacer bien un trabajo que los demás estimaban en tan poco.
Tal vez por eso hoy no será un día especial en mi instituto. Aunque también es verdad que la biblioteca ha empezado a funcionar gracias a un grupo de alumnos y alumnas que con su profesora han conseguido organizar los materiales y que se convierta en un espacio para todos. Por otro lado, nuestros alumnos de 2º de ESO pasaron unas cuantas semanas estudiando la historia de las bibliotecas, e incluso han empezado a publicar sus propias normas de uso. En las clases de Plástica también ha habido jóvenes que se han animado a preparar sus carteles del CDU, y otros han confeccionado carteles y puntos de lectura que animan a leer. En 3º de ESO hemos abordado la literatura juvenil y también clásicos como el Quijote, y ahora vamos a callejear y a disfrutar de la poesía del Siglo de Oro como hicimos el año pasado. Algunas de esas lecturas también han formado parte de los kuentalibros, un proyecto que tiene su propio rincón en el aula, con su pequeña biblioteca a disposición de los alumnos. Ahí hemos leído El medallón perdido, Donde surgen las sombras, Cuando Hitler robó el conejo rosa, etc. Y nos ha dado tiempo a ver Lope, La Celestina -en versión bachillerato-, o el cortometraje ganador de los Óscar y los hemos relacionado con otras lecturas que muchos conocían.
Es cierto que no hemos preparado nada especial para el Día del Libro, pero quizá no nos haga falta, porque leer leemos y eso es lo que nos importa.



21 comentarios:

Joselu dijo...

Pues sí, Antonio, todo lo que has contado que hacéis es positivo y motivador y si los chicos están leyendo, como dices, es satisfactorio y estimulante. Hoy hemos celebrado Sant Jordi en mi instituto, pero para evitar que los alumnos desertaran ha habido clase las dos primeras horas para unos y las tres primeras para otros. Y en el gimnasio con sillas y un escenario que ha traído el Ayuntamiento, se han congregado un par de centenares o más de muchachos. Se han entregado los premios. La mayor parte los han ganado chicas y chicos marroquíes, sobre todo chicas. El público silbaba y jaleaba a los ganadores. Esto me ha sorprendido. En otro tiempo se aplaudía. También intentamos que lean. En esta lucha estamos todos comprometidos, pese al menosprecio y desdén con que nos contempla en parte la sociedad y la administración. No podemos dejar de hacerlo como Bartleby. Lo que era negativa en él, se convierte en afirmación en nosotros cuando decimos "preferiría hacerlo".

Interesantes proyectos que me alegran en la distancia. Ojalá todos fructifiquen.

Leonor Quintana dijo...

Haces una labor excelente, Toni, y eso es lo que importa porque ¿qué es en realidad el Día del Libro sino un pretexto que debiera ser innecesario?

Y que me perdonen los amigos catalanes pero jamás comprendí por qué el libro se regala a los chicos y a las chicas una rosa...

Muchos saludos desde Atenas.

Trapisonda dijo...

Comparto la sensación agridulce que transmiten tus palabras, Antonio. Nos ponen en una difícil dolorosa coyuntura: si seguimos sacando las castañas del fuego a las autoridades educativas y , con ello, sacando los proyectos adelante a pesar del desprecio conceptual, material, salarial y social con el que nos tratan, estarempos haciéndonos un flaco favor. Pero es doloroso ver cómo tantas tareas e ilusiones emprendidas se van desmoronando.
Como decía Garcilaso: "Que con llorarla crezca cada día/ la causa y la razón por que lloraba". Si seguimos haciendo crecer el árbol con nuestro trabajo impagado y despreciado, estaremos haciendo crecer las causas y las razones qu enos llevan a lamentarnos. Dolorosa paradoja.
Feliz día.

eduideas dijo...

Cada vez habrá menos actividades extras y esperemos que no queden afectadas las básicas (leer durante todo el año), ya que el desánimo lleva a la mayoría de compañeros a negarse a hacer extras

mjchorda dijo...

Celebro tu no celebración del Día del Libro, creo que tampoco os hace ninguna falta. Gracias por esa magnífica recopilación de actividades que es lo que importa.

GorkaFM dijo...

Muy similar al día de los enamorados ¿Acaso no me amas el resto del año? Ánimo con los decretos licenciosos y políticas exterminadoras, aunque tenga una connotaciones penosas "el (buen) trabajo (educativo) les hará libres".
Salud compañero:
GRK

Lu dijo...

Toni, si comparamos el Día del Libro de hoy y el de años atrás en mi instituto, el resultado es triste y desolador. Hemos pasado del entusiasmo de mover cielo y tierra para conseguir que fuera una celebración a reducir esfuerzos. El problema está cuando unos quieren y se movilizan y los otros, a tenor de lo venido y por venir, se niegan. No es solo la paradoja que plantea Trapisonda, sino la escisión que se está creando en los propios claustros.
En fin, celebremos hoy, mañana y siempre el placer de la lectura y compartámoslo con nuestros alumnos.

Miguel dijo...

Menos mal que hay gente por ahí que ama la lectura y la literatura y les inculca a los alumnos y alumnas lo que supone acercarse a los libros. Te felicito.

Un abrazo.

Virginia dijo...

¡Madre mía! No es necesario que lo celebréis ya que hacéis durante todo el curso una extraordinaria labor de animación y fomento de la lectura.

¡Enhorabuena!

Carlota Bloom dijo...

"Y en el Día del Libro, descansó..." ;)
(Nueva Biblia del profe de Lengua)

Marcos Cadenato dijo...

Feliz día del Libro, Feliz día de loa Enamorados, Feliz día del padre, Feliz día de la madre, Feliz día de la mujer, Feliz día de Europa, Feliz día del medio ambiente...
¡Felices los 366 días del Libro de los que disponemos para disfrutar este año...! Lo que hay que wert...

Antonio dijo...

Joselu: Al final resultará que todo nuestro consuelo está en las aulas, que cualquier cambio, si llega, lo hará de manos de esta generación que tenemos entre manos. En eso vale la pena confiar.
Leonor: Gracias por pasarte por aquí. Muchos miraron con soberbia lo que ocurría en tu Grecia, creyéndose mejores, cuando la clase política parece universalmente incompetente. Y, en efecto, leer y no comprar es lo que da sentido al día del libro.
Trapisonda: Siempre lo habíamos sospechado, pero ahora lo comprobamos a diario: cuesta tanto levantar proyectos e ilusiones y cuesta tan poco derrumbarlos... En esa paradoja de Garcilaso tendremos que vivir.
Eduideas: Si tengo que elegir, desterraré antes el libro de texto que las lecturas en el aula. Tal vez sea lo único bueno que saquemos de este tsunami.
María José: También tú conoces de primera mano las alegrías y sinsabores del oficio, incluso a la hora de leer en clase. Espero que sobrevivamos a este cierto naufragio.
Gorka: Quien hace los decretos es un completo iletrado, por más que aparente sabiduría. Solo les deseo que vivan para ver y oír los juicios a los que los someterán las generaciones futuras.
Lu: No sabes cómo entiendo tus palabras. Claustros escindidos, apatía, desconfianza, compañeros que recelan de compañeros temiendo reajustes, proyectos escondidos para mantener el puesto, vergüenza propia y ajena... No hay que remontar el Congo para vislumbrar el horror.
Miguel: Es el trabajo, nada más y nada menos. A los políticos lo único que les he pedido siempre es que me dejen trabajar y ahora ni siquiera eso me concederán. Prácticamente ninguno de los proyectos que cuento en este blog se podrá realizar cuando aumenten la ratio y retiren los programas de atención a la diversidad, que prácticamente están ya en las últimas. Ni trabajar nos dejan; solo quieren cuidadores de niños (en la Pública, claro; para la Privada siempre habrá clientes satisfechos).
Virginia: Gracias. Como digo, ha sido un milagro que salga adelante con ayuda de las profes de Plàstica; el plan era mucho más ambicioso y esto que ves son migajas.
Carlota Bloom: Eso quisiera yo, descansar :)
Marcos: Lo que hay que wert, sin duda. Al final, todos toreros y curas para tener trabajo ;-)

Sàlvia dijo...

Hola!
Estamos de fiesta: inauguramos una nueva biblioteca y archivo municipal y nos encantaría compartir este momento contigo. El próximo viernes, día 27 de abril, a las 17:30 horas: te esperamos!. Y si no puedes acudir en este momento ya sabes que este es tu espacio lector, esta es tu casa.

Besadetes

M. Dolores Insa Ribelles

JoséManuelProfe dijo...

En efecto, Antonio, vivimos en el filo de la espada: si hacemos las actividades nos sentimos culpables por hacerlas, y si no las hacemos, nos sentimos culpables por no hacer aquello que nos apetece y creemos necesario. Hagamos o no las cosas, ya hemos perdido: nos sentiremos culpables sin remedio. Ante esta disyuntiva yo no estoy realizando ninguna actividad extraescolar,... pero celebré el día del libro con un recital en las horas de clase. Los alumnos leyeron poemas en diferentes idiomas, escucharon a sus compañeros, y disfrutamos todos del día.
Un saludo y enhorabuena por tu página.

Silvia Gongo dijo...

El día del libro debería desaparecer... para que todos los días fuesen días para leer. Excepcional vuestra dedicación al fomento de la lectura, la implicación de los profesores pese a no contar con recursos desde la Administración.

Pep Hernández dijo...

Muy bueno Toni. Leer no debe de ser - por desgracia- un hecho efímero que tenga un día. No debería de tenerlo, y sí tener un rato cada día para evadirse de la que está cayendo. Seguramente tus alumnos (y los de tus compañeros) agradecerán siempre que las clases de Lengua vayan más allá del currículum y que alguien se preocupe por fomentarles el hábito (el magnífico hábito) de leer y sentir que su opinión y sus gustos lectores se tienen en cuenta y que sus profesores, hacen gala del trabajo de sus alumnos.
Como siempre Toni, formidable la labor que realizas.
Un abrazote!

blogge@ndo dijo...

La mejor manera de celebrar el Día del Libro: haciendo que sea innecesario celebrarlo porque se lee todos los días de muchas maneras, por muchos motivos y con muchas finalidades diferentes.
Todo un ejemplo vuestra línea de trabajo.

Antonio dijo...

Dolors: Gracias por la invitación. Quizá pase un día por allí de visita :)
José Manuel: Gracias por tu visita y por tus palabras. En verdad, todo el esfuerzo ha de hacerse a lo largo del año, si no es baldío.
Silvia: El desánimo va a truncar muchos proyectos que había costado gran esfuerzo levantar. Sin embargo, veo que sigue habiendo profes que se lo toman con profesionalidad y tiran adelante. Un saludo y enhorabuena por esos magníficos materiales sobre la Edad Media.
Pep: Gracias a ti por alimentarnos también con grandes dosis de energía y entusiasmo. Seguro que tus chavales -y alguna nueva alumna en casa- lo agradecerán.
Bloggeando: Me gusta eso de línea de trabajo, porque me hace pensar en un equipo que funciona. Ojalá fuese una línea de verdad y no una mera avanzadilla :)

Bibliotecagregorimayans dijo...

Hola, totalmente de acuerdo, aunque si que heños celebrado el día del libro, con un repaso a lo que hemos estado haciendo durante el año...Y acabo de leer que un inspector de Madrid ha recomendado que se despida a una maestra de un Centro Español de Andorra, porque sus alumnos de 4 años saben leer...PORQUE NO ESTÁ EN LOS CONTENIDOS QUE SE TENDRÍAN QUE TRABAJAR EN UNA ESCUELA PÚBLICA
http://www.20minutos.es/noticia/1409216/0/profesora-p4/alumnos/andorra/

Evaristo Romaguera dijo...

Menos mal que no habéis preparado nada. Supongo que no te parecerá poco: revitalizar una revista, dinamizar una biblioteca, investigar sobre las bibliotecas, redactar normas de usos, diseñar carteles, animar a callejeros, ser asiduo en kuentalibros,...
No os hace falta nada especial. Cada día es un día del libro para vosotros.

Héctor Monteagudo dijo...

Para ciertos profesores de Lenguas la Semana del Libro es todo el curso, como bien veo, pues más allá de celebraciones, efemérides y aniversarios está el compromiso de dar de leer, de fomentar la lectura entre los que podrían disfrutarla y todavía no han podido, no han querido o no han sabido aprovechar la oportunidad.
Un saludo, Toni, y gracias por compartir estas actividades.