17 junio 2009

Despliegue poético

Ya hemos preparado una nueva edición de la exposición Poesía eres tú, en la que colgamos (analógicamente, de momento) los trabajos de creación poética sobre el libro De todo corazón. 111 poemas de amor (ver exposiciones de otros años). En esta presentación podéis haceros una ligera idea de los resultados:

BubbleShare: Share photos - Easy Photo Sharing

Este año, como ya expliqué hace unos días, hemos incluido una sesión de podcast y hemos grabado bastantes poemas en todos los grupos. Ha sido interesante comprobar que algunos alumnos extranjeros, con dificultades de lectura, se han atrevido a participar y a compartir sus producciones. En el aspecto técnico, no ha sido muy difícil organizar las grabaciones en una sesión única por grupo, mediante el portátil, un micrófono, el programa gratuito Audacity, y la subida posterior de archivos mp3 a Goear (lo he preferido a Divshare, porque el reproductor incluye el nombre del tema y autor; además, si queremos recuperar el archivo mp3 original, podemos usar una página de descarga como dowint o downGoear). Los poemas los podéis escuchar aquí:
Una vez más, la valoración final de esta actividad es más que positiva, tanto por los profesores que impartimos Castellano, como por los propios alumnos, que se muestran bastante eufóricos en todas las sesiones dedicadas a ello. Me consta que otros compañeros están haciendo actividades con poesía en el aula tan atractivas o más que ésta que os cuento. Patxo Landa, sin ir más lejos, lo contaba el otro día en Tres Tizas, con una actividad envidiable; también lo hizo Lu, y tantos otros que aquí no caben. Mari Sol, una profe de Murcia, me hablaba de libros como el de José Mª Plaza, Entre el clavel y la rosa (Austral), o el de Juan Ramón Barat, Poesía para gorriones (UMA Editores), que prometo explorar.
En cualquier caso, todo ello demuestra que las visiones apocalípticas de los primeros cursos de la ESO son productos del callejón del Gato, que, en ocasiones, no son incompatibles el docere y delectare al abordar la literatura, y que hay experiencias interesantísimas por doquier; sólo hace falta que compartamos en mayor grado esa información unos con otros.
Y para rematar, al ver que algunos alumnos, que durante todo el curso habían estado pasivos e incordiantes, se ponían manos a la obra y creaban artefactos poéticos más que interesantes, me acordé del vídeo que subtituló Pedro Villarrubia (con ayuda de Yolanda Juarros) en el que aparece Ken Robinson hablando de la creatividad y las escuelas. Son veinte minutos, pero vale la pena verlo y oírlo.


¿Matan las escuelas la creatividad? Ken Robinson

17 comentarios:

Carlota Bloom dijo...

Lo que más me gusta de haber descubierto -hace apenas unos meses- este universo bloguero, es que conozco, aprendo, me nutro de iniciativas muy interesantes y más enriquecedoras que cientos de cursos de formación.
Tiene razón Ken Robinson: la escuela -la casa también- puede matar esa capacidad de crear, que todos , de una manera o de otra, tenemos. Tenemos tantas cosas que enseñar a nuestros alumnos, programas tan largos e inabarcables que cuesta trabajo dedicar "tiempo" a según qué actividades en detrimento de otras; buscar el equilibrio ya es de nota: conjugar verbos,leer, identificar monemas, reconocer complementos predicativos, distinguir entre mester de juglaría y de clerecía y además recitar, reescribir poemas, interpretar, escribir un texto teatral, imitar a Garcilaso...Yo lo intento: pero es absolutamente necesario -tampoco sé para qué, pero lo sé- que actividades como ésta que tú compartes ahora son absolutamente necesarias. En mi grupo de 1º de ESO de "bajo rendimiento", las actividades de las que estamos más satisfechos -ellos y yo- son las que parten de la creación o de la recreación (creo que nunca se van olvidar de quién era Lorca y hasta sabrán contar quién era Sánchez Mejías, después de las horas que dedicamos a preparar el recitado de parte del "Llanto". No tenía yo mucho ánimo de comentar nada -estoy agotada, como todo el mundo, supongo- pero no me he podido resistir. Me encanta ver esos trabajos y esos recitados de tus alumnos y lo contento que estás del resultado: seguro que a muchos les ha hecho sentirse muy pero que muy bien. Un abrazo.

Evaristo dijo...

Nuestra mejor opción es hacer compatibles el docere y delectare en nuestras clases de literatura. Tal vez, es la única opción.
Vuestro despliegue poético junto al libro del año es doblemente meritorio si pensamos que estamos en junio, cuando el calor aprieta y los desánimos se acentúan.
Vuestro concurso de lectura del año, que ya seguimos el curso pasado en nuestro departamente de lengua, ha servido de punto de arranque para el programa de lecturas de verano que estamos ultimando.
Gracias por compartir actividades diferentes y motivadoras.

Antonio dijo...

Carlota: "Saber hacer", tenemos que grabarnos esto en la cabeza. Hace unas décadas el profesor era principalmente portador de conocimientos porque el acceso a la información estaba restringido. Ahora hay que enseñar a aprender, a que sean autónomos, a despertar curiosidades... Y también a transmitir conocimiento, pero no haciendo de ello tarea exclusiva. Tus alumnos y los míos seguro que coinciden en esa sensación de hacer algo útil y satisfactorio (o eso dicen los míos en las encuestas).
Evaristo: Tú eres uno de esos que no cabían a la hora de citar. Sabes que os sigo desde hace tiempo y me sorprende tu (vuestra) capacidad de trabajo. Es verdad que los calores nos agobian a todos, pero, por otro lado, con el curso casi terminado, esta actividad funciona muy bien, pues los relaja un poco. Un saludo.

Patxo Landa dijo...

Antonio, tanta es su satisfacción como la mía al ver sus caras de sorpresa por lo que han sido capaces de escribir. Al leer y escribir este tipo de poesía muchos rompen esa barrera de lo lógico y, de golpe, entran en la etapa “post-lógica” de la adolescencia. No me parece empezar con mal pie si lo hacen gracias al juego y a las palabras bonitas. Te echaremos de menos en Aulablog (aunque seguro que estarás presente en nuestras conversaciones) y pasa un estupendo verano.

Marcos Cadenato dijo...

Envidiable tu capacidad, tu entusiasmo y tu entrega, como siempre. En este caso, parece que en este final de curso nos une la poesía, pues bienvenida sea, también por eso. "Saber hacer", lo repetiré este verano dos mil nueve veces... Tú, Patxo, Lu, Felipe... parece que anda toda la bloguería arrebolada con estos poéticos tallos verdes. ¡Qué bien!
Piensa en Getxo, piensa en Aulablog, piensa en nosotros -porque nosotros pensaremos en ti- y descansa plácidamente. ¡Bon estiu!

COCOLISO dijo...

¡Qué gran trabajo por parte de todos en todos los sentidos! Enhorabuena.

Juliiiii dijo...

Esta es otra de las muchas actividades que nos sirven a los demás para intentar llevarlas a cabo algún día en clase y que si no fuera por estos blogs nunca se nos ocurriría.

Porque son estas actividades que se salen de lo académico las que nos dan la verdadera medida de nuestros alumnos. Muchas veces olvidamos, sobre todo en los primeros cursos de la ESO, que estamos tratando con niños.

Muchas gracias y un saludo.

Expresarse es gratis dijo...

Todavía me acuerdo (de lo contrario, seria preocupante) de aquel año en que éramos nosotros quienes hacíamos los trabajos de los poemas. Fue una actividad interesante, y no se que daría por haber hecho algo así este año. Pero bueno, lo que más me ha gustado ha sido el discurso de Robinson. Realmente, si hoy en día a la sociedad no le interesa que haya estudiantes de letras, mucho menos que haya artistas. La sociedad necesita ingenieros industriales, químicos, arquitectos y físicos nucleares, pero no le sirven para nada los historiadores y sociólogos si no es para ser profesores, y cuantos menos escritores, ensayistas y periodistas que hayan por el medio criticando el sistema, mejor. Si ya los estudiantes de letras, con sus rastas, porros y bicicletas hechas de material reciclado les sirven de poco, ni hablemos de los artistas. Aunque, también cabe decirlo, la sociedad no quiere Mozarts, ni Dalís, pero no le va nada mal sacarse del bolsillo operaciones triunfo para dar un poco de vidilla al mercado musical con canciones que se olvidan al año de ser publicadas, y que distraen mientras tanto al hombre de a pie , para hacer más amena su monótona y productiva vida.

carlos dijo...

Antonio:

Gracias, como siempre, por tus aportaciones. Son una permanente fuente abierta al aprendizaje, y encima de forma gratuita, ¿qué más pedir?
El libro que comentas me parece interesante, pero tanto en éste como en algún post anterior -que ahora no recuerdo- incides en tratar este libro "111 poemas de amor" como apto para ser leído en 2º de ESO. ¿Consideras apropiada su lectura para 3º ó 4º de ESO o quizá sea mejor subir de "nivel lectoril" en esta segunda etapa de la Educación Secundaria obligatoria?

Muchas gracias y un saludo

Marian dijo...

Me encantan este tipo de actividades. Los resultados ya hablan por sí mismos, sólo por ver esas creaciones merece la pena hacerlo, además de que todos (alumnos y profes) disfrutan en el proceso.
Gracias a entradas como ésta muchos le hemos perdido el miedo a las nuevas tecnologías y le hemos cogido vicio a hacer cosas nuevas. Yo me animé a hacer algo parecido (una especie de audioantología acompañada de caligramas y otros poemas ilustrados) siguiendo tu estela y la de Lu, aunque la actividad que hemos realizado (uno de estos días pensaba hablar de ella)se ha quedado muy reducida con las prisas de final de curso y la presión de los últimos exámenes. Pero lo hemos pasado muy bien mientras lo hemos estado haciendo.
Saludos.

Antonio dijo...

Patxo: Cada una de estas actividades forma parte ya de un corpus didáctico compartido que se enriquece día a día; eventos como los de Getxo, o Espiral, nos realimentan con el calor humano. También yo me acordaré de vosotros.
Marcos: Ancha es Castilla, ancha es la red (no tanto la banda) y ancho tu corazón, que siempre nos inunda de ánimo. No dudes que seguiremos encontrándonos en lo analógico.
Cocoliso y Juliii: Todos tenemos actividades que podemos compartir. Sé que contarlas en este blog que ya tiene sus grandes lectores las hace más visibles, pero no tengo el mínimo afán de ser "el pionero", pues me parece que llevamos toda la vida con lo mismo y que lo que faltaba es el instrumento para hacer visibles bonitas experiencias que todos vivimos en el aula. Gracias por vuestras palabras.
David: Tus palabras son muestra de tu madurez. Sé que has tomado una decisión arriesgada, de la que me alegro. Alguna vez me he quejado de la clásica y falsa división entre ciencias y letras; otro día habré de quejarme de quienes orientan a los buenos estudiantes a carreras técnicas, considerando que las humanas son una pérdida de tiempo. Matan la creatividad, desde luego, quienes miden la educación con criterios mercantilistas. Pero para eso tenemos libertad de elegir.
Carlos: Esta antología suele gustar en todos los niveles; sin embargo, en 3º y 4º se suele abordar la literatura desde un p.d.v. cronológico e historicista. Desde luego, una de las bazas del libro es su presentación, con ilustraciones (algo kitsch) de Agatha Ruiz de la Prada, muy en consonancia con las edades adolescentes.
Marian: La ventaja de estar en un centro un poco marginal y de barrio es que no tenemos presiones por acabar los libros o por "dar todo el temario" en algunos grupos. Eso nos permite dedicar muchas clases del último trimestre a esta actividad. En los grupos buenos, aprovechamos y vemos la métrica y la rima, y en los malos, nos quedamos en la lectura y reproducción de poemas. Y no nos va mal, la verdad.

caperucitazul dijo...

Genial el trabajo de los alumnos; es una bonita forma de acercarles a la poesía. Y felicidades al profe también ;)

Isidoro Acevedo dijo...

Antonio dixit:
"Hace unas décadas el profesor era principalmente portador de conocimientos porque el acceso a la información estaba restringido. Ahora hay que enseñar a aprender, a que sean autónomos, a despertar curiosidades... Y también a transmitir conocimiento, pero no haciendo de ello tarea exclusiva".

Un 10 para el profesor. A quien le gusta su trabajo se nota

Antonio dijo...

caperucitazul: Gracias por regalar tus palabras.
Isidoro: Debo de estar haciéndome viejo, que leo mis palabras sin saber ubicarlas (y que conste que las he buscado sin hallarlas), aunque las reconozco como propias; más que nada porque son la base de mi idea de la educación. No siempre fue así y también yo he vivido la tentación de convertirme en un chorro de sabias palabras vertidas a un alumnado absorto; por suerte, creo, no volverán esos tiempos en los que se veneraba, sin mucha lógica, a quien había atesorado el conocimiento como si fuese un guardamuebles.

Lu dijo...

Se me ha ido junio, Antonio. El tiempo se me encoge y el trabajo se me dilata. No doy para todo, y aunque el cansancio me puede, las voces de tus alumnos me han dibujado una sonrisa. Les oía y les ponía caras. ¡No son tan diferentes los alumnos! Hay voces indecisas, otras tímidas, otras...
Es fantástico poder compartir experiencias. Sé que lo han dicho otros, pero ya lo constaté allá por el 2004 cuando aterricé en la blogosfera y no me cansaré de repetirlo.

Descansa. A mí me queda Getxo. Te silbarán los oídos, seguro.

Isidoro Acevedo dijo...

Completamente de acuerdo, Antonio. Los alumnos no son una tabula rasa, un receptor manso al cual introducir contenidos como quien rellena botes de arroz. Hay que partir de su actividad, motivaciones e intereses. Okis, crack

Jose Hernández dijo...

Ni que decir tiene que tus alumnos tienen que estar orgullosos de su trabajo y de su profesor. También en mi blog de aula utilizamos la poesía a través de podcast y es impresionante la sugestión que origina el uso de esta herramienta y la retroalimentación que se produce en los propios alumnos, no sólo lingüística, sino también por la presencia de unos valores que son los más solicitados en la actual sociedad y, por consiguiente, en el sistema educativo.
Enhorabuena Toni y muchísimas gracias por compartir este material.
Saludos.