03 diciembre 2006

Sin embargo

Se lo avanzaba a María José en un comentario a la anterior entrada a propósito de un titular sobre 'dos personas y un francés'. Aquí arriba podéis comprobar que los 'lapsus linguae', como dirían Freud y los suyos, no hacen más que reflejar nuestro subconsciente. En este caso, el 'ello' del periodista andaba un poco cavernícola. Lamento la escasa calidad del recorte, pero es lo que hay.

4 comentarios:

Vicente dijo...

Tampoco creo que estos errores surjan del subconsciente de los periodistas, sino de la pereza, lo cual, probablemente empeora las cosas, ya que tiene más difícil remedio.
Saludos,

Antonio dijo...

Yo ya no sé qué pensar de periodistas y periódicos. Prefiero creer que todo obedece a los ajustes de plantilla (ya no hacen falta correctores) y a derivar el trabajo del profesional al becario que, en lugar de aprender, bastante tiene con sobrevivir. Aunque también pudiera ser que haya mucho incompetente...
En cualquier caso, bienvenido por estos lares, Vicente, y gracias por tu amistad.

Lu dijo...

Hay errores y errores. Éste es insultante.
Con titulares como éste, el periódico debería retractarse.

Vicente dijo...

Antonio:
Yo vengo siempre por aquí, lo que ocurre es que no dejo comentarios. Y es cierto, los periódicos han prescindido de los correctores. Y antiguamente los directores eran muy meticulosos con estas cosas. Ahora todo se hace muy deprisa.
Saludos