02 diciembre 2008

La cataplasma y las TIC

No sabría darle nombre, aunque se me vienen a la mente "autoodio" o "endofobia". He detectado este fenómeno en varios blogs educativos relacionados con las nuevas tecnologías o con la innovación educativa. Son compañeros con un alto nivel de exigencia y una gran capacidad crítica ante las tendencias en estos ámbitos. Atacan, con razón la mayor parte de las veces, la frivolidad o la superficialidad en la que estamos cayendo los profesores a la hora de abordar la integración de las TIC en el aula o en la consideración de lo que es verdadera innovación. Es posible que el crecimiento del mundillo TIC nos haga pensar que todo el monte es orégano o que mantener un blog de aula, por ejemplo, nos hace mejores docentes. Quizá esa percepción se deba también a la cantidad de ruido, al ya inabarcable mundo de los blogs de profesores, cada uno distinto, cada uno con una receta particular para mejorar el oficio. En esa marejada de voces se oye de todo, aciertos, errores, banalidades, insensateces... Y de ahí viene el "autoodio": críticas simpáticas o feroces, irónicas o escépticas, soberbias o moralizantes, no hacia esa inmensa proporción de docentes que ven las TIC como quien oye llover, sino contra aquellos que hacen lo que pueden o lo que saben o lo que les dejan.
No sé si este fenómeno es habitual cuando se avecinan cambios metodológicos, pero me preocupa que eche para atrás a quienes empiezan a animarse con las tecnologías educativas o a quienes se han creído lo que marca la LOE. Estamos reclamando, por un lado, que la competencia digital sea un hecho en la realidad educativa y, por otro lado, asustamos a los profanos con aspavientos teóricos. Y así, ahora, tenemos de cara a los escépticos y a los desencantados. Me parece estupendo que avisemos a todo el mundo de que las TIC no son la sala de urgencias de la educación; digámosles que una aspirina, o un blog, no curan la peritonitis de las aulas actuales. Pero, por favor, no espantemos al personal para que vuelvan a las cataplasmas o a los hechizos.

Crédito de la imagen: www.flickr.com/photos/42299665@N00/255028533

21 comentarios:

Joselu dijo...

Se puede ser tradicional y utilizar las nuevas tecnologías. Bien empleadas están al servicio del humanismo, pero ello requiere un gran trabajo por parte del profesor. Utilizar las TIC no es enchufar los niños a los ordenadores para que no den mal (que se hace). El uso de las TIC implica una buena elaboración y organización del material. Tampoco el valor de la palabra deberá ser nunca relegado a un segundo lugar. Hace falta el profesor del Renacimiento aliado a las TIC. Quizás es mucho pedir.

Lu dijo...

Los quizáTIC, los nuncaTIC, los siempreTIC...
En la botica educativa hay de todo.
¿Qué me he perdido?
Aunque no me había percatado yo de esa tendencia.

lafraguadeltic dijo...

Cuando Colón llegó a América (y que conste que no es santo de mi devoción), supongo, habría escépticos y desencantados. Escépticos unos, los que pensaban que "el nuevo mundo" no era tal, y desencantados los otros, los que esperaban ver en la orilla, montañas de oro esperando ser recogido.
Quinientos y pico años después, América es un crisol donde, queramos o no, se fabrican sueños y pesadillas para todos los gustos.
Espero que no tengan que pasar quinientos años para que esta diatriba que propones en tu post sobre las TIC, se resuelva. Eso si, siempre a favor del alumnado.
Saludos

Leonor Quintana dijo...

Que se da esa tendencia, se da.
Ahora bien, la apreciación que yo tengo es que no siempre se trata de una autocrítica exagerada sino que muchas veces es simple incapacidad para alegrarse con los pequeños o grandes logros de los demás. Creo...

Carlos Nicomedes Díez dijo...

Supongo que todos le conoceréis, pero por si acaso, recomiendo ver el siguiente video de youtube: http://www.youtube.com/watch?v=w37ppd-fAs4

Antonio dijo...

Joselu: Jordi Adell hablaba de tres años para empezar a sacar rendimiento de las TIC; para algunos, si no da resultado enseguida, no merece la pena seguir. Prefiero pensar que todo tiene su tiempo.
Lu: No me hagas mucho caso; en esta ocasión no tengo pruebas, aunque es una sensación que intuyo, que creo que no tardará en manifestarse con virulencia; ya veremos.
Martín: Me quedo con tu frase final, porque a menudo olvidamos para quién montamos todo este circo.
Leonor: Te veo todavía más crítica; no sé si es por una cosa o por otra, pero el resultado es igual de negativo.
Carlos: Gracias por el vídeo. También ocurrió algo parecido con el cine, con eminentes pensadores que se equivocaron de plano.

Elisa Armas dijo...

A mí también me chocan esos profetas para los cuales nunca se está a la altura. Supongo que todos tenemos que ser más modestos. Ellos también. Hay quien critica a los que mantienen un blog en el que el profesor "cuenta sus batallas" desde su propio blog, en el que ellos... "cuentan sus batallas". No me gustan los inquisidores, cada vez menos. Y en cambio me encanta la gente acogedora, como tú y tus comentaristas.

Marcos C dijo...

Sinceramente creo que, en este caso, no debemos preocuparnos demasiado por esas críticas, por esos comentarios. En realidad, ni somos profetas ni queremos serlo, pero entre los tecnófobos y estos tecnófagos -estas manTIC religiosas-, pareciera que nos tuviésemos que justificar por lo que hacemos a cada paso. Y no, tampoco es eso, creo.

blogge@ndo dijo...

No sé situar muy bien a qué te refieres ni esos comentarios o tendencias porque no sé en qué blogs o páginas concretas estása pensando. De todas formas con las Tic pasa como con todo. Podemos esperar el milagro total por utilizarlas ( no existe) podemos creer que su mero uso provoca el cambio (tampoco es verdad) podemos pensar que bueno ¿para qué?.
En nuestra profesión tan reticente, en general, a los cambios hay que estar vacunado contra los que están de vuelta de todo sin haber llegado a ninguna parte, los desencantado que nunca estuvieron encantandos con su trabajo, los inmovilistas., en fin, que nunca se han movido un ápice de su posición.
Estos pueden utilizar para sus fines las tic, las competencias, el currículo...todo se echa abajo y se convierte en la excusa perfecta para no moverse.
No sé si iba por ahí, me gustaría profundizar un poco más.

Juanjo dijo...

Hola, soy un simple estudiante de magisterio de primaria, y la verdad, he descubierto tu blog de casualidad. Me parece muy interesante. Y quería apuntar que Jordi Adell, nos ha dado este semestre la asignatura de "Nuevas tecnologías aplicadas a la educación". Sin duda, las TICS son muy importantes, y me parece fantástico que se expertos en el tema como Jordi nos formen para intentar darles un uso constructivo... Como dice Jordi en clase, si no le encuentras un uso significativo y que aporte cosas al alumno, da lo mismo que las actividades sean en el ordenador que sobre el papel. Lo importante no es el dónde, es el qué. Y si tienes claro el qué y puedes aplicarlo a las TICS mejor que mejor. Pero sólo es la humilde opinión de un servidor que algún día espera ser maestro.
Un saludo y enhorabuena por el blog.

JLG dijo...

Antonio, demasiados frentes: la escasez de medios, los elementos que quieren boicotearte la clase, los escépticos y, ahora, los desencantados.

fateme dijo...

Hola

http://alwayspersiangolf.blogspot.com/2008/12/la-conversacin-poeta-de-la-poema-de.html

Jordi Adell dijo...

Hola Antonio,

Yo también he percibido esa tendencia a la crítica destructiva en algunos ambientes. Espero no haber contribuído a ella, aunque a veces reconozco que soy un poco "rudo". Quizá todo provenga de una asunción falsa que desde el principio planea sobre el tema de las TIC: que la innovación tecnológica implica innovación didáctica. Algunas personas, yo entre ellas, estamos más interesados en la innovación didáctica y creemos y queremos que la innovación tecnológica se ponga al servicio de la primera. Cuando vemos que con las TIC se hacen las mismas cosas que sin TIC pensamos que "para este viaje no hacían falta alforjas". Que memorizar una página web es igual que memorizar una página de libro de texto.

Pero equiparar ambos tipos de innovaciones es erróneo: una no implica a la otra. De hecho, la probabilidad de que una tecnología sea ampliamente aceptada en educación aumenta en la medida en que no es "disruptiva", en que no rompa esquemas, estructuras de poder o simplemente maneras habituales de hacer las cosas (mira el tema de las pizarras digitales).

En fin, que tienes razón, que hay críticas tóxicas (y hay que evitarlas), pero tenemos que hacer un esfuerzo por generalizar el buen uso de las TIC, no "cualquier uso de las TIC".


Saludos.

Jordi.

Psd.: Por cierto, el mirécoles por la tarde viene Fernando G. Páez (el jefe de estudios de CEIP San Walabonso) a dar una charla a los alumnos de Magisterio de la UJI. Si no lo conoces, te aseguro que vale la pena. Si queires venir, estás cordialmente invitado (en Humanas, Aula Magna, 16:00-18:00).

Lu dijo...

Antonio, acude a la cita que te propone Jordi, si puedes. Yo conocí a Fernando G. Páez en Barcelona, en las Jornadas de Webquest y ya no he dejado de seguirle la pista.
Es de una clarividencia envidiable.

Antonio dijo...

Elisa: No quiero ser aguafiestas en esta blogosfera y prefiero pensar que cada cual se deja llevar por sus convicciones o sus entusiasmos; así es más sostenible leer y escribir con nuestros colegas.
Marcos: Yo tengo un infalible test de calidad diario de 9 a 13 aproximadamente; no necesito justificaciones ni aprobaciones de censores externos.
blogge@ndo: Es eso lo que defiendo, que cada uno pueda actuar con total libertad en la medida de sus posibilidades (o de su conocimiento) sin que lo ataque nadie por ello, porque siempre habrá muchos más que se amparan en el silencio para no hacer nada.
Juanjo: Bienvenido a este blog. Me complace ver que quienes nos daréis el relevo tenéis las ideas más claras. El problema en secundaria sigue siendo que todo lo pedagógico suena a tomadura de pelo y, si encima implica la integración de nuevas tecnologías, peor aún. Esperemos que cambie la cosa.
José Luis: Nuestra batalla de verdad está en las aulas, y allí es donde veremos quién acierta.
Fateme: Gracias de nuevo por la sugerencia. Nos leemos.
Jordi: Te entiendo y sé que tu papel no es fácil, pues, desde la universidad, tenéis la obligación de innovar, algo que para los profesores a pie de aula resulta complicado (como decía JLG, son demasiados frentes abiertos). Mis aportaciones TIC son mínimas y en muchos casos me dedico a publicitar con las TIC actividades tradicionales. Sin embargo, aun yendo paso a paso, veo que voy demasiado deprisa en un mundo gobernado por la inercia. Sin duda, habrá que marcarse plazos más amplios. (Me gustaría escuchar a F.G. Páez, pero el miércoles tengo un día complicado, ya veremos)
Lu: Gracias por la recomendación. Seguro que si no puedo ir el miércoles tendremos ocasiones de encontrarnos; ya sabemos que el mundo es un pañuelo.

lbarroso dijo...

Creo que la crítica despótica y prepotente no ayuda a nadie, afortunadamente se trata del algún caso aislado, supongo que cada vez más aislado, por lo menos por mi parte.

Crear buen clima, como dice Elisa, es fundamental para que otr@s se decidan a dar el salto. Es necesaria la crítica, pero la que muestra un nuevo camino, no la que simplemente desprecia el trabajo de otros. Hay que recorrer un camino, eso requiere tiempo y realizar un recorrido que pasa por distintas fases, el cambio no se puede producir de golpe, de la noche a la mañana. Este tipo de actitudes lo único que consiguen es desanimar y provocar rechazo.

Por cierto Antonio, magnífica la imagen. Habla por si sola.

Antonio dijo...

Gracias, Lourdes. No fue fácil encontrar una imagen que reflejase lo que quería decir, pues "puñalada en la espalda" no aparece en Flickr.

Mª José Reina dijo...

Yo no sé si integro bien o no las TIC en mi práctica docente, seguramente a veces obtenga buenos resultados, a veces no, como cuando utilizo otra metodología, a veces la acierto, a veces meto la pata.

Lo cierto es que en la valoración del crédito que me han hecho mis alumnos, lo que más les ha motivado ha sido el blog de aula. Pero creo que lo más importante es que es también lo que más me ha motivado a mí, las clases TIC son donde más me divierto.

Cuando aprenda a unir diversión con aprendizajes significativos os aseguro que os lo explicaré.

Anónimo dijo...

¿Te refieres a esto?

Pedro Villarrubia dijo...

Podría haber dejado mi comentario en cualquiera de tus "post" (¿cómo les llamas tú, artículos,entradas?) que nos regalas, como el último de la metempsicosis (pensar que alguna vez encontraremos nuestros viejos apuntes del F.E.N. en prístinos pdfs, tiene su aquello).

Sin embargo, esta entrada, dedicada a "los cataplasmas"(;-D) de las TIC, entre los cuales me autoincluyo, a veces en exceso pesados y desencantados, porque no todo va como quisiéramos, me pareció muy lúcida y certera.

Recuperado del agudo dardo, vacunado y revitaminado, te agradezco desde aquí tu Re(paso). Un abrazo.

Antonio dijo...

Pedro: Gracias por tu comentario en esta "nota" perdida como uno de estos postigos traseros del blog.
No creo que puedas incluirte entre esos desencantados, pues te veo siempre por ahí soliviantando al personal y dando ejemplo de originalidad y calidad en tu faena. Así que, arrieros TIC somos...