22 noviembre 2008

Ortega y los podcasts

De modo que lo que distingue al Quijote es que es el único libro español no dogmático (...) Esto, en mi opinión, constituye el cimiento eterno del Quijote, libro que será el último que sigan leyendo los hombres cuando hayan quemado todos. Los melancólicos del año 3000, así llamo yo a los hombres únicos que entonces quedarán, cuando de la edad matemática, la Edad del Número actual, pasando por la Edad de la Idea, se llegue a la Edad de la Melancolía -los melancólicos del año 3000 se reunirán en torno a un fonógrafo que con voz andrógina les leerá el cadencioso texto de nuestro libro.

10 de febrero de 1907. Carta inconclusa de Ortega y Gasset a Miguel de Unamuno

¿Estaría pensando Ortega y Gasset en el podcast como recurso educativo?; ¿o más bien se trata de una visión apocalíptica de las TIC avant la lettre? Por si acaso, recomiendo la página de José Luis Gamboa, Podcasts de literatura y, de paso, uno de los trabajos de Potâchov sobre Don Quijote.


Créditos:
Del texto: Epistolario completo Ortega-Unamuno. Edición de Laureano Robles. Ediciones el Arquero. Madrid, 1987, p.162.
De la imagen: www.flickr.com/photos/30733371@N00/697755340

13 comentarios:

Joselu dijo...

No sé si Ortega pensó o no en el podcast, pero sí que es cierto que Ortega es uno de nuestros mayores y más lúcidos pensadores pero del que nadie habla en la actualidad. La rebelión de las masas y La deshumanización del arte, así como su serie de El espectador son obras primeras de reflexión profunda y densa. La idea de la edad de la Melancolía resulta profética para algunos que vemos adónde está yendo a caer el cultivo de lo humanístico. Suerte que los podcast ayudan a salvar parte de ese tesoro documental. La tecnología tiene también corazón y es una aliada de las Humanidades. Saludos.

Marian dijo...

Qué curioso. Ortega fue un adelantado en su época, así que no es extraño que pensara en los podcast al escribir estas palabras...Gracias por los enlaces.

Eduardo Larequi dijo...

No sé, no sé... Quizás Ortega se estaba adelantando a su época de otro modo, y lo que auguraba eran las figuras de seres humanos embarcados en la melancólica tarea de aprender de memoria los libros.

Junto a sus enemigos, los bomberos-pirómanos, son los protagonistas de Fahrenheit 451, de Ray Bradbury.

Lu dijo...

Ortega presupone un futuro alentador: En el 3000 quedarán lectores asiduos a El Quijote.
En la forja de ese futuro está nuestra labor docente.
Con fonógrafo o sin él, con podcast o sin él... hay que educar lectores preparados para esa nueva era por venir: la Edad de la Melancolía.
Precepto orteguiano y quijotesco a la par.

JLG dijo...

Desde luego, yo me estoy volviendo un ferviente admirador de los podcasts lato sensu gracias a las conferencias de la Juan March, que os recomiendo vivamente (y a los 45 minutos que tarda el autobús desde casa al IES y viceversa).

Ni que decir tiene cuánto te agradezco la recomendación que haces de mi empresa podcastera.

Saludos.

Diego López dijo...

Muy bueno el blog. Quería invitarte a visitar mi sitio haciendo click aquí.

marcos c dijo...

¡Curiosísima coincidencia! Si no se adelantó -a lo Julio Verne-, Ortega se refiere el podcast de forma preclara. Además del excelente trabajo del prrofesor Potâchov, os recomiendo también el fantástico trabajo de nuestras compañeras de Blogge@ndo y cuantos profesores y alumnos participaron en la iniciativa Quijoteberri.
(http://www.saretik.net/quijoteberri/portal_index/)

blogge@do dijo...

Os iba a comentar el proyecto de Quijotebrri con sus propuestas para leer la obra en las diferentes etapas pero Marcos se me ha adelantado. Gracias Marcos, siempre ahí.
De todas formas y al hilo del tema una de las cosas que más nos llamó la atención al desarrollar este proyecto fue la cantidad de material que hay en la fonoteca de la biblioteca virtual Cervantes.
En su dia en las webquest de quijoteberri propusimos la posibilidad de leer los capítulos de la obra mientras se escuchaban leídos soberbiamente.
Es decir que ya hay un fonográfo que lee el cadencioso texto.

Carlos Nicomedes Díez dijo...

Muchos puntos de vista, muchas perspectivas, mucho Ortega. Enriquecedor. En mi opinión.

Antonio dijo...

Joselu: Ortega ha ido pasando por diversas fases entre el denuesto y la santidad. Fue sin duda una mente preclara en muchos aspectos y quizá lo que no le perdonan muchos fue su elitismo intelectual.
Marian: Ser europeo en época de Ortega ya suponía estar a años luz de lo que teníamos en casa.
Eduardo: Es verdad que las palabras de Ortega tienen un fondo trágico que recuerda las distopías literarias; también nosotros, que escribimos tanto en la red, estamos asesinando un poco los libros.
Lu: Ojalá el Quijote se convierta en objeto de culto para la posteridad, con las TIC o a pesar de ellas.
José Luis: Tu labor de hormiguita es encomiable y prepara el terreno para tiempos futuros. Estás creando un gran banco de recursos de incalculable valor.
Marcos: Los ensayos de Ortega se hacen un poco más tediosos que las novelas de Verne. Gracias por el enlace.
blogge@ndo: El vuestro es un gran recurso que se suma a lo que va añadiendo esa comunidad de profesores que se entrega con devoción a su oficio.
Carlos: Bueno, que distintos profesores de distintos lugares se pasen a comentar una cita de Ortega, en esta era de la Melancolía, parece un atisbo de esperanza. Gracias.

caperucitazul dijo...

Hola: hace poco que descubrí los posdcast y veo que tanto tú como otros "blogprofesores" sois fervientes admiradores. Pero el caso es que no consigo entender la utilidad educativa de los mismos, es decir, ¿de qué manera utilizarlos? Es que sólo se me ocurre para que los escuchen en vez de que lean los textos, pero creo que vosotros no vais por ahí...¿me das alguna pista?
(una blogprofesora que ha empzado por el camino tradicional pero está recopilando información para dar pronto el salto a las TICs)

Antonio dijo...

Caperucita: Tampoco yo soy experto en podcasts, y no me vale la excusa del equipamiento de aula. Creo que resultan útiles para ilustrar presentaciones o actividades digitales (webquests, libros LIM, etc.). Pero mayor utilidad tiene que sean los propios alumnos quienes trabajen sus producciones orales mediante los podcasts. En ese sentido, hay una entrada de Lu muy esclarecedora:
Podcasts: para qué os quiero .
Un saludo.
P.D: En esto de la docencia, todos somos novatos, te lo aseguro.

caperucitazul dijo...

Gracias Antonio por tu respuesta. Voy a seguir investigando para ponerlo en práctica ;)