20 febrero 2021

Sesquidécada: febrero 2006

Febrero de 2006 me pilló leyendo cuentos del certamen internacional Max Aub, lo que hace que esta sesquidécada sea más ligera que otras. En aquella época participaba en el comité de preselección, que elegía los relatos con mayor calidad para que pasasen a la siguiente fase. Con aquellas experiencias iba descubriendo lo difícil que es escribir y hacerlo bien. Había magníficas historias mal contadas y tramas anodinas presentadas con maestría. Aprendí mucho, aunque no creo que llegue a dedicarme nunca a escribir de manera profesional: me falta constancia y paciencia para ello (y quizá un tiempo que debería quitar de otros menesteres).

También en aquel lejano febrero empecé a leer Fortunata y Jacinta, de Pérez Galdós. Me pareció una novela brillante, en la línea de otras que ya había leído del autor. Impresiona la capacidad de Galdós de sumergir al lector en un Madrid lleno de matices y detalles; la habilidad al mostrar el contraste de los personajes y sus circunstancias; la riqueza de la prosa y la variedad de registros... Sé que no es una novela para leer con prisas, que necesita su ritmo y su tiempo, pero merece la pena dedicárselo en algún momento. Galdós es siempre un valor seguro.

24 enero 2021

Sesquidécada: enero 2006


Dos libros singulares abren la serie de sesquidécadas de 2006. Libros singulares para unos tiempos extraños, así que todo en orden. El primero de ellos es El regreso de Don Quijote, de G.K. Chesterton, una fábula moderna en su tiempo, que reúne el particular sentido del humor británico, la crítica social y la recuperación de nuestro clásico universal. Chesterton requiere tranquilidad y reposo en su lectura, porque sus personajes y situaciones, lejos de ser accesorios, configuran un entramado que sostiene una finalidad satírica en diversos niveles; el autor, como se suele decir, nunca da puntada sin hilo. En la obra que nos ocupa, la aventura quijotesca nos acerca aun más a este autor imprescindible.


El segundo rescatado es el Viaje por España, de Hans Christian Andersen. Conocido por su labor como recopilador de la tradición cuentística, Andersen era también un prolífico autor de obras de todo tipo, entre ellas esta crónica de su viaje en 1862 por España. Si no sois habituales del género de viajeros extranjeros por España (especialmente en el siglo XIX), os lo recomiendo, porque hallaréis auténticas joyas del costumbrismo y de la etnología patria. El relato de Andersen no es el más detallado, pero es muy ameno y variado. Podéis encontrarlo en versión digital en la página del CVC: Un viaje por España. De paso, podéis investigar también sobre la azarosa y viajera vida de Andersen, un autor del que algunos solo conservábamos la edulcorada imagen de Danny Kaye silbando por el bosque.