24 marzo 2009

Aulas míticas

No es fácil encontrar lecturas adecuadas para el aula. Me refiero a libros que se puedan leer durante las horas de clase en "grupos poco motivados para la lectura" (eufemismo de objetores del libro). El año pasado utilizamos dos títulos de la colección Cucaña de Vicens-Vives que dieron buen resultado; pero, habida cuenta del importante número de repetidores en 2º de ESO, es necesario encontrar otros libros para alternar y que no se aburran.
Por suerte, he topado con este libro que aparece en la imagen. Se llama Mitos griegos, y consta de varios relatos atractivos recopilados por Maria Angelidou y adaptados por Miguel Tristán. Como es habitual en esta colección, los relatos son breves y están muy bien ilustrados, algo que agradecen los alumnos con baja competencia lectora. También incluye un anexo final de actividades.
Empecé a trabajarlo en el Taller Instrumental de Lengua, la asignatura de refuerzo para repetidores, y ahora lo hemos extendido a los grupos de 2º de ESO que precisan adaptaciones curriculares.
La relativa brevedad de las historias permite leer una o dos en cada clase. Personalmente, prefiero leer una sola y realizar las actividades de manera oral. Incluso, es conveniente ir parando cada veinte o treinta líneas para comprobar que no pierden el hilo. En la medida que progresamos en la lectura, se puede proponer la realización escrita de las actividades.
En el Taller de refuerzo ha dado buen resultado y he notado que tienen interés por avanzar con las historias; se han sorprendido con el carácter libertino de Zeus, con los desafíos de Prometeo, con el valor de Hércules... Además, hemos combinado la lectura de los mitos con la búsqueda en internet de equivalencias entre la mitología griega y la romana, o el rastreo de cuadros o esculturas famosas que representan esos mitos. Incluso leímos el soneto de Apolo y Dafne.
También es posible que utilicemos el libro para preparar algún artículo relacionado con la Astronomía que nos sirva para la revista. Ya os iré contando detalles.

Crédito de la imagen: Editorial Vicens-Vives

21 comentarios:

Ana dijo...

Es genial, Antonio, la cultura clásica es siempre un buen aliciente. Enhorabuena por la elección del tema.

Lu dijo...

Cuando era adolescente tenía una profesora de griego que amenizaba las duras traducciones con el relato de historias míticas. Me entusiasmé.
Antonio, cuéntales mitos. Leed unos y cuéntales otros. Verás qué éxito.

Carlos Nicomedes Díez dijo...

Los mitos suelen tener éxito. Lo mismo sucede con las lecturas bíblicas. Reúnen conflictos, aventuras, intrigas, pasiones… emociones y sentimientos como la venganza, el amor… ¡y hasta aparecen superhéroes! El contenido es entretenidísimo. Me apunto el título, pues lo difícil a menudo es dar con la forma, el nivel adecuado a los lectores. Espero que les guste tanto como “Crímenes para resolver” (te lo debo). Gracias.

Juliiiii dijo...

Apunto el libro y la metodología que empleas. Nosotros el año pasado trabajamos con un grupo pésimo un libro parecido, pero al ser cada mito bastante largo desconectaban pronto y se aburrían mucho, así que la brevedad me parece un punto importantísimo si queremos enganchar a la lectura a los alumnos con menos capacidad lectora.

Eso sí, yo he leído este año con un grupo de recuperación de lengua relatos cortos (de José María Merino, por decirte un ejemplo) y cuesta horrores que sigan la lectura, se ponen a hablar, desconectan, cuando paro para preguntar por lo que llevamos sólo atiende uno o dos... Pero habrá que seguir intentándolo.

¡Saludos!

Joselu dijo...

Tomo nota porque este libro reúne características apropiadas para alumnos con bajo nivel: la brevedad de las lecturas, la amenidad de los argumentos, el atractivo de las historias mitológicas que, como dice Lu, tienen un fuerte poder seductor. Además los introduce en la cultura clásica. Se trabaja la competencia lectora y además se añaden unas gotitas de cultura. Una idea espléndida para alumnos de segundo.

BIBLIORIOS dijo...

Buena sugerencia, gracias. La tendremos en cuenta.

Carlota Bloom dijo...

¡Qué bien vienen estas sugerencias!Yo peleo este curso con una Cultura Clásica de 3º ESO y las pocas veces que he conseguido engancharlos con algo es con los mitos: bien contándolos yo -sabio consejo de LU- bien leyendo una adapatación de "Las Metamorfosis": en este caso fue la única vez que conseguí que toda la clase prestara atención a algo durante más de veinte minutos. Saludos desde una jornada huelgótico-festiva en Madrid.

Marian dijo...

A mí, sin embargo, como ya sabes, no me ha dado muy buen resultado la lectura de hitorias mitológicas. Supongo que dependerá de la obra, de la capacidad lectora, la motivación de los alumnos... Apuntaré la obra que comentas, ya que parece dar buen reultado para niveles lectores "bajos". Saludos

Antonio dijo...

Ana: Mis padres compraron "Las maravillas del saber", esa gran Espasa de los pobres. El tomo de mitología era mi preferido: no entendía por qué en la escuela nunca nos contaron aquellas historias.
Lu: La lectura de los relatos siempre deriva hacia historias paralelas: es tan fácil y divertido perderse y saltar de un mito a otro.
Carlos: Sobre todo cuando entras en los aspectos más picantes o crueles. Me alegra servir de ayuda.
Juliii: El aspecto material del libro es muy importante para ellos. El buen lector no lo valora, pero para muchos de ellos sigue siendo un objeto desagradable en el que no vale la pena dedicar tiempo. Hay que hacer lo posible por acercarlos a ellos: nosotros siempre compramos quince o veinte ejemplares para el departamento y los llevamos a clase en un maletín.
Joselu: Creo que en esta actividad, metodológicamente, se dan cita todas las competencias básicas. Pero más me interesa comprobar que les gusta: un día que estaba poniendo notas, les dije que no íbamos a leer, que podían entrar libremente en internet; pues, algunos se enfadaron y tuve que traer los libros.
Miguel: Gracias. Tampoco yo me pierdo una sola de tus entradas.
Carlota: En esta misma colección hay varios títulos similares (trabajos de Hércules, viajes de Ulises, Troya...). Suerte con vuestras reivindicaciones, que son de todos.

Antonio dijo...

Marian: La lectura de tu última entrada me animó a escribir esta nota que tenía pendiente desde hace unas semanas. Cada grupo es un mundo: tengo la suerte de trabajar con grupos difíciles pero poco numerosos (algunos días, según el grupo, somos dos profes y tres o cuatro alumnos), pero hay días en los aun así es complicado leer.

Elisa Armas dijo...

Qué casualidad, yo también estoy trabajando en las clases de primero de ESO con este libro, por parejas han leído cada uno un mito y han colgado su resumen en el blog de aula ilustrando cada entrada con una imagen seleccionada en la magnífica Ciudad de la Pintura. Ahora nos están contando oralmente cada uno su historia. Estoy muy satisfecha con el resultado, creo que les está gustando mucho.

Antonio dijo...

Elisa: Acabo de ver los trabajos de tus alumnos y me parecen estupendos. ¿Cómo lo trabajáis: en el aula, en sus casas...?

Mª José Reina dijo...

Gracias por la reseña, tengo el libro encima de la mesa (me llegó esta semana) y estaba pensando en ponerlo como lectura de cultura clásica para el curso que viene. Me has convencido.

Aprovecho para recomendar una lectura de esas de verano que me dejó "A-NO-NA-DA-DA" (pronúnciese con acento de Sara Montel):

Jean Shinoda Bolen, Las diosas de cada mujer y Los dioses de cada hombre.

Son dos volúmenes de psicología jungiana que explica los arquetipos de comportamiento humanos basándose en los grandes mitos.

(Se puede jugar a adivinar qué dios predomina en cada uno de nuestros conocidos: el dire, Zeus irascible, la pánfila de la vecina ... Proserpina, etc. Genial. )

Miguel dijo...

Me parece estupendo este libro. Matas dos pájaros de un tiro. Leen literatura y se introducen en el maravilloso (y poco conocido) mundo de la mitología. Creo que ha sido un acierto.

Un saludo

Antonio dijo...

Mª José: Algún día hablaremos de los cauces a través de los cuales llegamos a estos libros (reseñas, sí, pero cierto factor de casualidad, también). Me apunto la recomendación (¿se puede jugar a adivinar el dios oculto en los blogueros?).
Miguel: Cada día aprendo algo en clase y casi todo se relaciona con la economía de recursos (mayor eficacia cuanta mayor integración de objetivos en una actividad).

speedy dijo...

Nunca me hubiera imaginado que estas clases tardías me iban a venir tan bien. Por suerte, estoy descubriendo el mundo de la lectura con otro punto de mira y además me está gustando. Gracias Antonio

Elisa Armas dijo...

Hola, Antonio, el libro lo trabajamos en clase, yo también voy como tú, cargando con los quince ejemplares por los pasillos. Hicieron los resúmenes por parejas, se los corregí, los escribieron en un documento de texto y me los enviaron por correo electrónico para que les diera la última revisión antes de subirlos al blog. Es un procedimiento lento, al menos cuatro clases le he tenido que dedicar a esta tarea, siempre me quedan dudas de si pierdo demasiado tiempo con los ordenadores, pero pese a todo creo que merece la pena. Me lo planteo como un trabajo a largo plazo, al fin y al cabo estos alumnos ya saben, en primero, muchas cosas que los alumnos de tercero y cuarto que he tenido en cursos anteriores desconocían, espero disfrutar de su pericia cuando lleguen a cursos superiores.
A mí me llegó el libro por la recomendación de una persona muy cercana que acaba de sacar las oposiciones y me lo descubrió, como confío en sus recomendaciones tanto como en las tuyas me apresuré a encargarlo para la biblioteca. Y ha sido todo un éxito.

Marcos Cadenato dijo...

Gracias por la reseña, Toni. ¡Me lo apunto! Era un poco escéptico con los clásicos, lo soy con la Mitología griega -quizá por mis propias carencias-, pero me fío plenamente de tu experiencia y de la de tus lectores. Lo dicho: ¡me-lo- pi-do!

Antonio dijo...

Speedy: Me alegro. Quizá esa visión tan positiva obedezca a un espíritu adolescente.
Elisa: Gracias por los detalles. Es bueno recordar y explicar a los profanos la cantidad de trabajo en la sombra que tiene cualquier actividad de ese tipo. En cuanto al acarreo de libros, 'empatizo' completamente contigo.
Marcos: Nunca digas de este agua no beberé... Cada vez que entro en un aula pierdo un dogma de fe (educativa, claro).

Pablo A. Fernández Magdaleno dijo...

Me lo apunto. Aparte, me encanta la mitología griega.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Verdad es, gentil donzel de ajenos méritos, que todos sus secuaces le doran la píldora y relamen su imaginada herida (voto a bríos, cuán remilgado y femíneo sois, casi tanto como feo), pero dejadme deciros, beldad ausente o de belleza relajada, que copiáis tanto como mentís, y que esas actividades -clamadas al cielo sin citar la fuente- no son iniciativa vuestra. ¿Quieres que sea más concreto? Todas esas actividades que citas para tus alumnos -sin citar la fuente- y presentadas como algo "tuyo", ya están escritas y utilizadas profusamente en otros lugares... así que, el diagnóstico de tu enfermedad: infame y falsa petulancia de pretenciosa sabiduría.
Pero lo patético no es eso, lo patético es que tus secuaces internautas te laman la píldora para que tu enfermedad de remilgamiento y melindre no mejore,¿sabes la fábula de la mona?
Antonio, te conozco como si te hubiera parido, pronto te diré quién soy. Así que haz el favor de no arrogarte sabidurías que no te pertenecen, y deja de tocar los cojones con tus remilgos.
Si quieres hacer un monumento a la vanitas vanitatum éste no es el camino.
Sé que esto duele, así que elimina esta entrada o no le hagas ni puñetero caso. Porque si contestas... vas a tener respuesta, y además te va a sorprender.