21 octubre 2008

Expertos en el concepto

Somos una curiosa especie los profesores TIC, casi lo mismo que aquellos a quienes criticamos por no actualizarse con las nuevas tecnologías. Tanto en los foros como en las redes sociales o en nuestros blogs, nos quejamos de nuestros compañeros que se resisten a incorporar las TIC al aula, e incluso la emprendemos a golpes con otros que toman caminos equivocados o un tanto friquis.
Lo cierto es que los raros somos nosotros, porque nadamos todavía a contracorriente. Me consta que en algunos planes de estudio universitarios se imparten contenidos relacionados con las nuevas tecnologías aplicadas a la enseñanza (por ejemplo, Jordi Adell con sus futuros maestros y maestras), pero en la mayoría de las licenciaturas que nutren de docentes la Secundaria me parece que todavía no se lo han tomado tan en serio.
En mi caso, acabé la carrera de Filología en el año 97. Todos sabíamos ya que la salida profesional más evidente era la Enseñanza Secundaria, pero los planes de estudio no recogían ni una sola asignatura relacionada con la Didáctica y, mucho menos, con las nuevas tecnologías, que por entonces empezaban a funcionar. Todo era investigación crítica y contenidos teóricos (por no hablar de esos grandiosos bustos parlantes que, incluso, se rebajaban a dictar apuntes a la masa). La pedagogía y sus entresijos quedaban para el CAP, donde otorgaban títulos a alumnos amodorrados aunque no pisasen un aula. Es como si a un médico lo sentasen toda la carrera frente a un microscopio o pasando hojas de incunables de Galeno y, al acabar, le pidiesen que tomara la tensión o prescribiera una receta.
Podría haber terminado la carrera sin tener ordenador, entregando trabajos al más puro estilo del corta y pega amanuense (como lo hicieron algunos de mis compañeros); de hecho, los trabajos universitarios alimentaban ese gusto por los tomos polvorientos que había que copiar antes de que desintegrasen. Pero, un día se me presentó una visión: internet iba a ser el futuro y había que subirse al tren cuanto antes; y lo hice. Y no era fácil, porque la investigación universitaria siempre se ha mostrado recelosa de divulgar sus conocimientos, como si estuviesen vedados a los profanos (todavía es difícil encontrar publicaciones universitarias de acceso libre en internet). En la facultad, sólo tuve ocasión de conocer las nuevas tecnologías en el ámbito académico cuando cursaba ya Tercer Ciclo, gracias a José Luis Canet, quien había pasado por la gestión de la biblioteca universitaria y había comprendido que colgar los contenidos en la red era más que razonable. En su curso de doctorado aprendí a editar textos en formato electrónico y, gracias a ello, me acostumbré a lidiar con el HTML.
Reconozco que de eso hace ya unos diez años, que cualquier profesor ha tenido a estas alturas oportunidad de reciclarse y que pocas excusas hay para no hacerlo. Pero también es necesario entender que las universidades han mantenido (o siguen manteniendo) planteamientos académicos obsoletos con los que muchas generaciones de docentes se han convertido en expertos en asuntos que nunca aprovecharán en el aula y, lo que es peor, a quienes no se les habrá preparado para su oficio del futuro. Y para ellos, los raros seguimos siendo nosotros, pues piensan que ser expertos en el concepto es mejor que peritos en la práctica y nadie se ha molestado en enseñarles lo contrario.

Crédito de la imagen: www.flickr.com/photos/94428706@N00/69298285

22 comentarios:

Jorge dijo...

Lo realmente curioso es que las enseñanzas supuestamente orientadas al ejercicio docente -el CAP- resultaron ser infinitamente más abstractas y teóricas que cualquier curso universitario.

¡Qué recuerdos me trae de mis profes del CAP!

Un abrazo, Antonio. ;)

isaleal dijo...

Yo creo que los que somos raros lo somos en todos los ambitos...
Sobre la preparacion para ser profesor, mejr ni hablemos...
Sobre TICs, la cuestion es que en mis circunstancias acedemicas actuales no disponemos de esos tomos polvorientos, lo unico que tenemos es internet, pero pocos son los que le sacan jugo. Yo he conseguido envenenar a una colega albanesa, veremos que podemos hacer.
saludos tiraneses!

JLG dijo...

Lo cierto es que los raros somos nosotros, porque nadamos todavía a contracorriente.

Completamente de acuerdo. Cuando me metí en este mogollón creí que llegaba tarde, que todos los institutos de España iban por delante del mío. Ahora cada vez estoy más convencido de que todavía somos una mínima minoría.

Saludos, Antonio.

Potâchov dijo...

Nadie la emprende a golpes con nadie. El LD Innovéision Award es una iniciativa muy seria, franca y cordial, para dar a conocer experiencias TIC interesantes desde diferentes puntos de vista. Respetables catedráticos, e incluso el MEPSYD no merecen el calificativo de friki, por mucho que algunas de sus performances se acerquen al arte "concetual", esto es, el del "conceto", que acuñó el excelso Manquiña en Airbag.

Héctor Monteagudo dijo...

Estoy muy de acuerdo contigo. Aún tengo pesadillas con esos "bustos parlantes" a los que aludes; a pesar de que me licencié más tarde, posiblemente fueran casi los mismos, pues también me dio clase José Luis Canet y la descripción medieval que has hecho de la Facultad de Filología se ajusta, punto por punto, a la que todavía recuerdo.
En cuanto al tema de las TIC, depende del enfoque y de la manera de organizar sus clases de cada compañero. Si no son cuestiones departamentales o del centro, claro.
Un saludo, Antonio.

gemma dijo...

A mí me cuesta mucho y más...Sólo en las dos horas semanales de que dispongo para trabajar con ordenadores surgen infinidad de problemas. Si hay red, no van los ordenadores "revirados"; si nos ponen unos portátiles nuevos, les han instalado lliurex, y los alumnos no se aclaran, yo tampoco en cuanto se complica la cosa; sobre lo que creemos que controlamos, no podemos avanzar...así un día tras otro, a veces pienso que se pierde demasiado tiempo, no sé si compensa en el aula, todavía tengo mis dudas. Hoy es mi día escéptico.

Lu dijo...

Yo creo que sí "somos una curiosa especie" que anda mutando. Especie rara muy alejada del profesor que sostiene dignamente una cartera y camina con la espalda erguida y las ideas bien amuebladas en su cerebro o bien escritas en su cuaderno, que a la vista está, que amarillea por las esquinas.

Especie rara cuyos miembros tienen que subirse a una mesa para darle al cañón, porque el mando no aparece. Tienen que arrastrar toda clase de artilugios. Precisan un montón de llaves para abrir aulas que parecen búnkers y cierran con candados armarios en los que guardan tesoros informáticos que corren el riesgo de desaparecer.

Ahora que lo pienso, ¿esto no lo he dicho otras veces?
Raros, sí.

marcos c dijo...

Raros, locos, friquis, minoría, curiosa especie... pero permanentemente en cursos de formación, actualizándose siempre, leyendo textos técnicos, informáticos, digitales, pero también los últimos títulos literarios, las últimas pelis y los últimos temas musicales. ¿Conceptos?, ¿digitales?, ¿literarios?, ¿lingüísticos?...
Sobran las palabras, en serio.
Por cierto, también esta otra lista de adjetivos adorna al profesor TIC: generoso, solidario, trabajador, creativo, tenaz, ilusionado, feliz...

JLG dijo...

A la lista de Gemma y Lu añado:

Tienen que sufrir

1. una red hipersaturada que apenas permite que se cargue un vídeo de Youtube;
2. los capamientos de la línea, los cuales impiden que tus alumnos accedan a sus correos ("messengers"),
3. el que te cueste dos horas (o más) que se hagan los registros en un blog o en un wiki.

Y así ad infinitum.

Clase dijo...

Acabamos de empezar un blog de aula, y al saber que tratas los mismos temas que nosotros, hemos pensado que sería interesante que nos enlazáramos mutuamente.

Nuestro blog tratará sobre recursos, nuestros pensamientos, trabajos...

Nuestro blog se llama 3esotrinitarios.blogspot.com

Te estaríamos agradecidos si nos contestases en tu blog o en el nuestro.

Joselu dijo...

Disponer de un aula de informática es mi centro es extremadamente complicado, y e imposible hacer pasar por ella a todos los grupos a lo largo de la semana. Además son grupos de 28 o 30 chavales lo que dificulta enormemente el trabajo. Hay una gran distancia entre nuestros deseos y la realidad con que nos encontramos.

Saludos, compañero.

Jordi Adell dijo...

Antonio,

Pues en la reforma de los planes de estudio (de Magisterio y el Máster que sustituye al CAP) se ha eliminado prácticamente todo contenido relacionado con las nuevas tecnologías aplicadas a la educación.

Eso es lo que nos espera :-)

Jordi.

wraitlito dijo...

Comparto tu opinión.
Sobre los expertos en la teoría te dejo un enlace de un sitio precioso, muy aplicable :
gaussianos

Saludos.

Antonio dijo...

Jorge: Según y depende. Cómo no van a ser abstractas si te están hablando de algo que no has visto en la vida...
Isa: Creo que el envenenamiento TIC está poco penado, de momento.
José Luis: En las TIC, siempre seremos como Zenón y la tortuga, inalcanzables para algunos.
Potachov: Si la ministra de Heducación se viese nominada a los premios LD, yo mismo le entregaría su trofeo: un ZX Spectrum 16k.
Héctor: No pretendía mostrarme resentido contra los profesores de la facultad; aprendí mucho de algunos (Maite Echenique, Joan Oleza, Julio Alonso, Evangelina Rodríguez, Albert Hauf, Josep Gavaldá...) y abominé de otros que también me enseñaron lo que no quería ser.
Gemma: si no tuviésemos días escépticos, seríamos Terminators.
Lu: Cada vez que voy con los trastos de un lado a otro, me acuerdo de ti e intento imaginarte en la misma tesitura :-)
Marcos: De todo hay en la viña del señor y, a veces, no por ser innovador vas a ser mejor persona; aunque quedándote atascado tampoco demuestras mucho afán de superación.
Jlg: ítem más.
Clase: Sed bienvenidos y nos leemos.
Joselu: Tratas de justificar tu postura escéptica con las TIC cuando todos sabemos que formas parte de este mundillo, siempre a tu manera, siempre sorprendiendo.
Jordi: Me dejas de piedra: yo pensaba que esto iría a mejor y resulta que vamos a paso de cangrejo. Ya nos contarás.
Wraitlito: Gracias por el enlace: me lo guardo para ciertas ocasiones.

Marian dijo...

Además de raros, la mayoría de las veces incomprendidos. Una compañera de Lengua, interina de muchos años (ya no...esta vez por fin obtuvo su plaza) y estupenda profesora, cuando preparábamos las oposiciones este curso pasado, nos comentaba muy sorprendida a mí y a otras profesoras, a propósito de actividades que habíamos metido en la programación, "Pero esto que queda muy bien de cara a las oposiciones...vosotras...no lo hacéis en la vida real ¿nooo?". Y ante esto se te queda una cara de conejillo asustado...(imagino que más o menos como la del ex-alumno de Lu).

DLC dijo...

Hola Antonio:
Dejé un comentario.
Quise firmar como usuaria de Wordpress y no resultó.
Tampoco pude realizar el enlace para mi blog de Wordpress.
El artículo me resulta absolutamente interesante. Me identifico totalmente.
En mi colegio soy la mayor, la de más antigüedad,y la única que - hasta ahora - incluye el intercambio enseñanza aprendizaje con mails, chat, blogs, webquest.
De modo que me sumo a la fauna de "los raros".

Serenus dijo...

Cuando todos los problemas tecnológicos se hayan solucionado, los problemas educativos no se habrán ni tan siquiera rozado.

Jueves dijo...

¡Hola Antonio!
Como Joselu, yo también me muevo entre la realidad y el deseo... Toda esa puesta en escena que describís: cañones, armarios con cerrojos, equipos que no funicionan... me contracturan la espalda desde las lumbares hasta las "verticales"...
Sin embargo, sé que por ahí está el camino...
De momento, no soy capaz de "pringarme", de tirarme al charco... Me faltan todavía muchos conocimientos y algo de voluntad (que va unida a la salud, no te creas...). Pero como tengo la suerte de tener un marido informático (¡toma envidia! :)) pues he decidido este año crear un blog para mis alumnos de tercero. No sé muy qué va a pasar ni tampoco de qué me va a servir... De momento, para comunicarme con ellos sin alzar la voz...

Te dejo la dirección con un poco de vergüenza, porque todavía estoy en pañales... Bueno, es un secreto, ¿vale?

http://fondoizquierda.uponaday.net/

Ahora mismo voy a echar un vistazo a tus blogs y todas tus "cosas" para tomar ideas e "inspiraición"... ¡Muchas gracias!

Claudio dijo...

Hola que buena pagina.

Te escribo también para invitarte a participar en este nuevo blog para dar a conocer los secretos de la psicología para que todos tengamos una vida mejor.

Ven a ver si te sirve, puedes hacer tus preguntas y hasta contar una experiencia.

Te espero

http://nuestrapsique.blogspot.com
http://nuestrapsique.blogspot.com

Mayte dijo...

La verdad es que aunque nos reciclemos,luego es verdaderamente difícil llevar a la práctica en nuestras clases las TICS. En los centros no hay ordenadores suficientes, la conexión a internet va a pedales, a parte de otros posibles problemas. Con todo esto, si aún te quedan ganas pides a los alumnos que se conecten desde casa y por supuesto son aquellos que están interesados los que lo hacen.
Como dice Joselu nuestros deseos son una cosa y la realidad otra.

Gabriela dijo...

Hace un año padeci una neumonía y como no uso libro en Bachillerato, sino el Campus Virtual, cuando mi sustituta me llamó le pedí su dirección electrónica para enviarle el enlace.
La respuesta fue que, aunque tenía un ordenador, su marido era quien 'lo abría' (sic) y que ella no tenía dirección electrónica.
Sinceramente, creo que en este momento, un profe que no tiene idea de TIC ni tiene e-amil no debería estar en activo.
Llámame jacobina.
Abrazos.

YOFFY dijo...

Estoy absolutamente de acuerdo contigo en el tema de la poca pedagogía que nos enseñaron en la facultad. Yo salí verde. Me formé en la experiencia, es decir, en el ahí te las apañes y ahora a los profesores nuevos que vienen les veo sufrir y pocas ganas les quedan para experimentar, eso va con los años.
Mucha razón en lo que dices.