28 febrero 2014

Leer el exilio, vivir el exilio: un N-MOOC en barco suburbano



Comienzo el mes de marzo asumiendo el reto de guiar la travesía del Barco del Exilio, un navío que lleva ya un par de cursos de singladura y que, durante este año, se asoma a las redes en forma de N-MOOC, es decir un taller abierto, multiplataforma, cooperativo y no masivo, o mejor no invasivo, diría yo. El mapa de esta travesía podéis seguirlo en la página de Proyéctate, aunque sé que algunos de vosotros ya nos habéis acompañado en varios tramos de su viaje, y otros quizá lo hagáis pronto. Tomo el mando de esta nave que botó en su día el capitán Joaquín J. Martínez, y lo hago con mucha prudencia pero también con ilusión. Mi reto es leer el exilio, vivir el exilio, es decir, abordar las lecturas relacionadas con el exilio y tratar de hallar algunas actividades que contribuyan a que el alumnado reviva a través de ellas experiencias de migraciones propias o familiares.
Ligado como estoy desde hace tiempo a los callejeros urbanos, he imaginado que mi barco se colaba por las entrañas de la ciudad y durante un mes viajaba por una malla metropolitana de experiencias lectoras. Como veis en la imagen que abre esta nota, el trayecto nos llevará desde las lecturas juveniles a los clásicos, para luego afrontar el reto final y dar paso a los siguientes tripulantes que abordarán las nuevas alfabetizaciones. 
Nos detendremos en tres estaciones:
  • Lecturas juveniles con las que se pueda abordar el exilio (del 1 al 9 de marzo).
  • Clásicos universales en los que aparezca de manera eminente el exilio (del 10 al 19 de marzo).
  • Reto final:  Creación poética multimedia del exilio (del 20 al 31 de marzo).
El colofón será un evento tuitero en el que podremos compartir citas literarias en las redes con el hashtag #palabrasexiliadas durante los días 30 y 31 de marzo, conmemorando la llegada del Stanbrook a Orán.

Las plataformas en las que vamos a compartir esas propuestas son las siguientes:

1) Grupo de trabajo en la red Proyéctate: http://proyectate.ning.com/group/el-barco-del-exilio

2) En Twitter, a través de @exilioyregreso y #leerexilio

3) Nuestra página de Facebook: https://www.facebook.com/barcodelexilio

4) Panel colaborativo en Pinterest: Leer el exilio

5) Grupos en Linkedin

Podéis participar como y cuando queráis, pues en este barco-metro siempre serán bienvenidos los polizones o los grafiteros. A través de las redes iremos informando del recorrido. Vamos allá con los primeros diez días de viaje. ¿Os animáis?


4 comentarios:

Mercedes R. dijo...

Nos sumamos a difundir :-)
http://diadellibro2011.blogspot.com.es/2014/03/leer-el-exilio-vivir-el-exilio-un-n.html
y http://ceroenconducta.ning.com/events/leer-el-exilio-vivir-el-exilio-un-n-mooc-en-barco-suburbano

Joselu dijo...

Curiosamente trabajé intensamente este tema cuando cursaba los cursos de doctorado en la UAB con el profesor especialista Manuel Aznar Soler. En aquel curso de COU (en vías de extinción) recalamos un año en la poesía del exilio que culminó en un recital conjunto con el departamento de catalán. Los alumnos recitaron bajo la bandera republicana que presidía el salón de actos poemas de autores en castellano, catalán, gallego y euskera. Hicimos un dossier con los colores republicanos.

Veo con interés la experiencia pero no veo forma de que mis alumnos se hagan con libros referentes al exilio. Es algo que no he logrado resolver teniendo en cuenta que no hay un céntimo para la compra de libros.

Entraré en las páginas que reseñas para ver de qué modo es aplicable a mis alumnos de primero de ESO, pero lo dudo por el motivo que te he expuesto. Nadie compra hoy ya un libro. Hay dinero para tecnología pero no para libros.

Saludos.

Blogge@ndo dijo...

Mucha suerte en esta nueva singladura. Intentaremos colarnos por las embarcaciones aunque sea como polizones para aprender y aportar

Toni Solano dijo...

Mercedes: Gracias por difundir. Pronto empieza tu MOOC :)
Joselu: Conocí a Manuel Aznar en varios encuentros sobre Max Aub y otros exiliados. Tal vez el camino para abordar el tema en el aula no sea únicamente leer libros. Por ejemplo, en PQPI estamos viendo documentales y noticias de prensa sobre el Stanbrook.
Blogge@ndo: Seréis bienvenidas en el crucero :)