21 enero 2011

¿Quién dijo crisis?

Hoy hemos repartido el número 16 de la Revista Riu Sec. Ha sido un acto testimonial, sobre todo de cara a los alumnos que llevan ya un tiempo en el centro, pues representa de manera gráfica los efectos prácticos de la crisis en nuestro pequeño ecosistema. Hemos llevado a clase este número y algunos ejemplares de números anteriores para que no olvidasen lo que habíamos ido construyendo paso a paso. A los que han venido nuevos y que no conocían el proyecto, les ha llamado la atención la diferencia. Hemos tenido que explicar que no se trata de un abandono, sino de una llamada de atención, que la revista no se hacía sola, que había unos recursos dedicados a que ellos tuviesen profesores que les ayudasen a redactar, a coordinar, a motivarse... Me ha gustado que algunos mostrasen su enfado e incluso se hayan ofrecido a ponerse manos a la obra para que el próximo número salga adelante. Ya veremos. Incluso en Facebook, sin ningún tipo de promoción, ya tenemos un buen puñado de seguidores.
De momento, este es nuestro modo de protestar contra la crisis:



Para descargar la versión impresa repartida en el instituto:
Riu Sec. Nº 16. Versión reducida

También quisiera destacar que el proyecto de la Revista es -era- para nuestro centro algo más que un entretenimiento, pues supone -suponía- un modo de integrar a muchos alumnos en situación de exclusión (alumnos inmigrantes, de compensatoria, del aula CIL, etc.) en una actividad que ponía en marcha casi todas las competencias básicas. El proyecto educativo está a la vista de todos, aunque muchos, con la prisa de hacerse las fotos, no haya tenido tiempo de echarle un vistazo:

18 comentarios:

JLG dijo...

Antonio, cuánto lo siento.

Es una verdadera pena: crear y mantener una revista es un estímulo importante para los alumnos (los míos ya andan por todo el IES haciendo entrevistas para el nº 2).

Ojalá pronto podáis retomarla y que el Riu Sec se convierta en todo un brazo de mar.

Un abrazo.

mjchorda dijo...

Magnífica protesta, creo que con este gesto conseguís varios propósitos, compartir y hacer entender a los alumnos esta época de desasosiego educativo y también dar testimonio del momento en que vivimos con esas desoladoras páginas en blanco. Seguro que tarde o temprano vuelven a llenarse de buenísimos artículos.

Carlos Díez dijo...

Muy bueno el modo de protestar. El humor que no falte. Me ha recordado un texto de Jardiel Poncela -creo- en el que contaba como iban en un tren, entraban en un tunel... y las siguientes tres páginas eran totalmente negras.
A ver si de una puñetera vez, cada vez que hay recortes que no sean los perjudicados los de siempre, esto es, los alumnos.

JLG dijo...

Antonio, mientras me echaba un cigarro he estado pensando (es de las pocas veces que lo hago ^_^) y si te puedo echar una mano, cuenta con ello. Ahora mismo no tengo mucho tiempo libre, pero para un amigo siempre se saca.

Otro abrazo.

Miguel dijo...

Adelante. Estas cosas solo tienen una salida: la ilusión de quien está al frente. Y creo que eswto no falta. ¡Ánimo!

Un abrazo.

Antonio dijo...

José Luis: Me ha dado mucha alegría ver que vuelves a enredarte en un proyecto que sin duda despertará envidias sanas. Agradezco tu ayuda; creo que podríamos haber seguido adelante con un ritmo distinto, pero hubiera supuesto darles la razón a quienes creen que vivimos del cuento.
Mª José: Espero que así sea y que tengamos la compañía en red de otros proyectos como el tuyo. Un saludo.
Carlos: En la versión extendida, el humor conceptual de la página en blanco era ideal para la protesta. Consideramos que suponía un derroche de papel convertirlo en impreso, así que preparé una versión reducida en la que incluí algunas viñetas del Roto. Muchos alumnos han captado la crítica.
Miguel: Ilusión no falta, pero da un poco de rabia que nos tomen el pelo. El curso pasado teníamos a Begoña, una profe que sacaba del aula a alumnos con problemas y los tenía trabajando en la redacción de artículos. Yo mismo dedicaba las horas de los patios a las grabaciones de poemas. Nos dolió mucho haber tenido dos profes menos en el departamento, sobre todo cuando tenemos más de cien alumnos más.

Virginia dijo...

Hola Antonio:

Es una pena que un proyecto tan maravilloso se haya ido al traste por los recortes y por el tijeretazo que sufre la enseñanza pública en todas las comunidades.

Seguro que con el empeño y la voluntad de profes como tú y de tus alumnos salís adelante.

¡Ánimo y un saludo!

Blogge@ndo dijo...

Actividades de este tipo deberían ser consideradas proyectos obligatorios de centro. Como tú dices para ponerlos en marcha se trabajan todas las competencias y provocan más aprendizajes que muchas horas de subrayar adjetivos y buscar metáforas.
Vendrán tiempos mejores. Ánimo a todos los implicados.

Joselu dijo...

Por aquí se habla insistentemente que pronto nos reducirán el sueldo, como ha sucedido en Murcia. No sé si tiene que ver pero ahora toca lidiar con la escasez, con la máxima austeridad. Vuestra ironía es admirable, igual que el documento de fundamentos pedagógicos de la revista. Me admiran tu tesón, tus ganas, tu ilusión. ¿No hubiera sido posible sacar la revista entera en formato digital? Sé que no es lo mismo, pero hubiera sido un modo de darle continuidad respetando los contenidos.

Esperemos que la revista pueda seguir de un modo u otro.

Marcos Cadenato dijo...

Es un verdadera lástima que la crisis haya llegado también a vuestra revista. Como dice Mota: "tié que haber..."
Tiene que haber un poco de dinero para que se pueda publicar la revista, tiene que haber profesorado y alumnado implicado, tiene que haber tiempo, aunque sea de los recreos, tiene que haber gente que dé continuidad a un proyecto integrador, ilusionante, creativo y fresco... Vamos, vamos, vamos..."tié que haber..."

Carlota Bloom dijo...

Qué pena. Ojalá encontréis la forma de sacar el proyecto adelante, pero sí me parece fundamental que, empezando por los alumnos, entiendan que las cosas no se hacen solas, que requieren tiempo y dedicación. En cualquier caso, como dice Carlos, es lamentable que estos tijeretazos recaigan en el supuesto objeto de todos los desvelos de nuestros gobernantes: los ciudadanos.

Antonio dijo...

Virginia: Da rabia, porque echarlo a andar costó tiempo y dedicación. Me sabe mal por los alumnos, que siguen preguntando por qué no se hace la revista.
Blogge@ndo: El recorte viene dado por la idea de que esas horas de pequeños proyectos no sirven para nada. En mi departamento no tenemos ninguna optativa y todos los profes estamos a jornada completa, sin posibilidad de atender alumnos con necesidades. Las horas de revista nos permitían a veces atender la diversidad. Todo lo barrió la economía mal entendida.
Joselu: La idea era seguir manteniendo el blog aunque no se pudiera lanzar la versión impresa, pero el cambio al centro nuevo generó problemas de conexión y equipamiento, así que hubimos de parar. Ahora veremos si se puede retomar.
Marcos: Protestamos por escrito y ni nos contestaron; lo llevamos al claustro y tampoco hubo respuesta. Tiene que haber... sí, pero la saturación acaba también con las fuerzas de todos, y no conviene estrujarse sin mesura.
Carlota Bloom: Ojalá este número anime a los alumnos a ponerse en marcha. Ya os contaré.

CMG dijo...

Ya sabemos que la crisis y la mala gestión burocrático-administrativa van unidas.
Luego nos piden que motivemos a los alumnos, que hagamos actividades innovadoras, que utilicemos las Tic's...
A este paso, en los institutos nos prohibirán utilizar los ordenadores por eso del incremento de la factura eléctrica.

Silvia Gongo dijo...

Al pinchar en la revista y aparecerme en blanco pensé que era mi conexión, que no terminaba de cargarla (los lunes me cuesta despertar) hasta que he entendido el guiño.
Más que pena, me da rabia. Rabia de ver el presupuesto que se invierte en cuestiones como el Programa de Calidad (de Gestión) mientras que proyectos de verdadera calidad (formativa) se van al traste. Nos piden implicar y motivar a los alumnos y no nos ofrecen los recursos necesarios. Esto desespera a cualquiera.
Ánimo a ti y a tus alumnos, Antonio.

Lu dijo...

Indigna comprobar cómo se van al traste iniciativas que sí llevan el calificativo de "educativas". Entiendo vuestro enfado, pero admiro el buen hacer de vuestra propuesta. Es un gesto inteligente que compromete aún más a los que no abogan por la continuidad.
Ahora bien, en todas partes cuecen habas. Nuestro proyecto se ha visto reducido a dos horas y tampoco sé con certeza si podrá seguir en años venideros.
Se puede hacer una revista a modo de recopilación, pero la experiencia me dice que así los chicos no aprenden. Es mejor hacerlo dentro del marco de una optativa y cederles las responsabilidades. Entonces, sí se convierte en aprendizaje significativo.

Antonio dijo...

Conxa: Lo más lamentable es que se recorta en profesorado, sin meter la tijera en gastos insultantes, que los hay. No quiero ponerme político, pero en los próximos tiempos veremos cuáles son las prioridades de cada uno.
Silvia: La revista ha sido la gota que ha colmado el vaso, porque ya venimos aguantando que nos concedan siempre "de favor" los profes de apoyo para desdobles y refuerzos. Luego se les hincha el buche diciendo que hay que luchar contra el fracaso, y a la primera de cambio cierran grupos de diversificación o refuerzos en primer ciclo.
Lu: Estaba contento el año pasado, porque poco a poco los alumnos sentían la revista como algo propio, desde la portada hasta las fotografías. Hacer la revista yo mismo no cuesta tanto, pero eso no tendría sentido. Y ésta la he tenido que hacer yo.

Patxo Landa dijo...

Toni,
las crisis siempre han abierto nuevos caminos al ingenio, caminos que acaban siendo el principio de su final. Has dado toda una lección de ingenio en tiempo de crisis. Seguro que es el principio de su final.

Inés dijo...

¿Qué añadir a toda esa indignación y tristeza ya expresadas por otros?
Una verdadera pena que los alumnos pierdan ese proyecto.
Genial esa extensión irónica de la hoja en blanco.
Un saludo y mucho, mucho ánimo