06 diciembre 2010

Leemos en abierto

Estoy cada vez más convencido de que la lectura es un acto social, pese a que generalmente se lleva a cabo de manera individual. Esta idea sostenía buena parte de mi artículo "Leer en abierto", publicado hace unos meses en Cuadernos de Pedagogía. En otros foros he defendido con pasión este predominio de lo social en el acto de leer. La faceta de animador lector es un deber inexcusable en nuestro oficio; daba ayer Víctor García de la Concha una respuesta al retroceso de las humanidades en la educación:
"Tal vez porque hemos atiborrado durante años las mentes de los muchachos con análisis gramaticales complejos. Hay que volver a lo básico: a enseñar a leer y a escribir, a leer en voz alta, a recitar, a discursear. Es lo que nos enseñaron a nosotros en la escuela"
No volveremos a aquella escuela, porque ahora lo social no es el aula, sino Internet, pero habrá que seguir en la brecha de formar lectores desde la base, y eso exige más que exámenes tipo test o clases magistrales de literatura (al menos en los primeros cursos de la Secundaria). Pero, acompañando la adquisición de esas destrezas, las redes sociales nos brindan la oportunidad de que las críticas, las recomendaciones, los juicios negativos, etc. salgan del cerrado círculo de 'profesor que obliga, alumno que redacta y profesor que lee y corrige'.
Siguiendo algunas de las propuestas que recogía en aquel artículo y viendo lo que hace la cantera de profes innovadores (no citaré a los clásicos que son ya más amigos que compañeros), como José Hernández, Silvia González, Estrella López y tantos otros que merecen la pena, he preparado estas videorrecomendaciones lectoras en 3º de ESO. Por una vez, no me quejaré del equipamiento, pues ya tenemos cámara y aulas libres en las que las alumnas que graban pueden ser autónomas. Mi apuesta entonces ha sido 'profesor que sugiere, alumno que lee sin obligación de escribir, propuestas diversas de compartir su lectura'.
Después de experiencias así, en las que he visto tanta ilusión y ganas de compartir, he recuperado levemente la fe en el futuro.





Ver las recomendaciones en el blog de 3º ESO

20 comentarios:

Evaristo Romaguera dijo...

Me apunto a la idea: Yo en 2º les enseño a leer y a escribir, a leer en voz alta, a recitar y a discursear. Y además les sugiero sus lecturas y no les obligo a que escriban fichas de lectura.
Lo que si que les he pedido es que cada uno presente a los demás una recomendación lectora del primer trimestre. Las presentarán en el aula en enero y las que se puedan las publicaremos en el blog de aula.
Les enseñaré el viernes tus videorrecomendaciones y ya te avisaré de las suyas.

Aster Navas dijo...

Concebir, Antonio, así la lectura, es un excelente punto de partida para fomentarla en las aulas.

Mario Aller dijo...

Me alegra saber que lo que algunos hacemos en 6º de primaria, tiene su continuidad en cursos superiores. También comparto contigo, Antonio, que en la enseñanza y el aprendizaje de la lengua sigue habiendo cosas básicas, que no pueden pasar de moda: hablar y contar, leer y escribir. La lectura en voz alta, a pesar de todo, sigue siendo una faceta más de esos procesos...
Saludos

danielfajardo dijo...

Toda la razón. Muy buen artículo. Efectivamente , los profesores deben entender que el aula se les aumentó a las redes sociales. Y entender el concepto de "Colaboración" es clave para adaptarse.

Blogge@ndo dijo...

La visión de la lectura (literaria o no ) como una actividad individual, silenciosa... ha dejado paso a la visión de una actividad compartida en la que habla y lectura se funden. Si no fuera hablando, debatiendo, guiando...¿cómo podrían los alumnos ir construyendo el sentido de lo que leen? Todo lo que sea colaborar en este sentido es muy buena idea.

danielfajardo dijo...

Toda la razón. Muy buen artículo. Efectivamente , los profesores deben entender que el aula se les aumentó a las redes sociales. Y entender el concepto de "Colaboración" es clave para adaptarse.

mjchorda dijo...

Me alegro de escuchar a tantos profes compartiendo tu idea de promoción de la lectura ya que me he encontrado bastantes que la critican y si pueden, intentan por todos los medios eliminarla. Cada vez tengo más claro que el camino es recomendar,sugerir, acompañar,introducir... Estoy super contenta de leer con ellos en el aula y no hacer exámenes, la experiencia está siendo estupenda, surgen ideas y comentarios increíbles.

Lu dijo...

¡Ah, la lectura! Si la despojáramos de la carga académica, ganaríamos lectores. Comprobado. En las horas de lectura en el aula, los chicos leen y leen... Y si además, está el aliciente de contar lo leído y de "videorrecomendarlo", seguro que también atrae a los más rezagados.

Carlota Bloom dijo...

Bastante de acuerdo con tus propuestas, Antonio. Diversificar las propuestas de lecturas, las actividades en torno a ellas (hay que ver cómo nos ayudan las TIC en estas tareas)y compartir nuestra experiencia lectora son claves en la animación a la lectura. Suelo visitar los blogs de Silvia, José y Estrella y verdaderamente hacen propuestas muy sugerentes e innovadoras. ¡Es estupendo compartir experiencias! Yo reconozco que mi manera de plantear la lectura en clase se ha refrescado bastante desde que habito en la blogosfera, aunque siempre he tenido claro que actividades como leer en clase (especialmente en voz alta, ellos y yo) son actividades esenciales en nuestras aulas.

Mercedes FM dijo...

¡Cuánto me queda por aprender, Antonio! Sobre todo, porque mi principal objetivo como docente (ya en la universidad, y por supuesto, para Secundaria) es crear lectores. Este año tengo un grupo de 5 norteamericanos, con los que por supuesto abandoné la peregrina idea del programa, que sugería que se leyeran la poesía completa de Garcilaso, el Lazarillo de Tormes y las Novelas Ejemplares. A cambio hemos leído y comentado en clase toda clase de textos de todos los géneros, desde el humanismo hasta Cervantes. Mi recompensa la hallo al comprobar cómo se han reído leyendo fragmentos del Lazarillo, del Guzmán o del Quijote.

Héctor Monteagudo dijo...

Es una estupenda idea para fomentar la lectura entre los alumnos a partir de los medios audiovisuales. La idea es similar a la de los podcast sobre lecturas recomendadas que ha utilizado José Hernández en su blog. Aún así, estaría bien extender esta iniciativa, como apuntas, y agrupar todas las recomendaciones audiovisuales en un wiki o blog común.
Un saludo.

eduideas dijo...

Buena idea, conmparto tu visión de socializar, no ya la lectura sino la mayoría de tareas. En algunas facultades de informática se planteaba la asignatura como una especie de juego de rol donde cada alumno libremente ganaba experiencia, pasaba niveles y aprendía en equipo, a eso hemos de tender

Jose Hernández dijo...

Muy muy bien!!! Enhorabuena a estos lectores y al que les motiva a leer y compartir la iniciativa. Ni que decir tiene que agradezco tus palabras, tanto como los relatos que han hecho tus alumnos. El jueves se los pasaré a mis alumnos para que vean que haciendo un poquito entre todos, otra realidad académica y didáctica es posible. Iniciativas como la que muestran deben de hacernos reflexionar sobre el cómo enseñamos mucho antes del qué enseñamos.
Enhorabuena Toni, enhorabuena chic@s.
Saludos.

Joselu dijo...

Antonio, te podría decir que no me ha sorprendido, pero sí que quiero subrayarlo. Todas los que intervienen comentando lecturas en los dos vídeos son chicas. ¿Demuestra eso el fracaso de motivación de la lectura en los varones? ¿O es que son más tímidos? No deja de llamarme la atención que el gusto manifestado en estos comentarios se orienta a los problemas de la juventud, a casos supuestamente reales sobre drogas, etc. Hubo un tiempo en que alumnos de la misma edad disfrutaban con un enfoque existencial de la literatura que les llevaba a interrogarse sobre el sentido de las cosas. Es un cambio sustancial cuyo alcance no llego a comprender. Sí decir que sus comentarios son concretos, directos, explícitos, poco sugerentes... Creo que vivimos una época plana y estereotipada, y dentro de esas coordenadas, hay que reconocer que realizas una inestimable tarea con estos adolescentes de este tiempo, el único al que hay que seducir. Ello no deja de suscitarme interrogantes sobre el sentido de las inquietudes de los alumnos que he vivido como profesor hace veinte años y las que conforman el imaginario actual.¿Ha muerto para la sociedad el enfoque existencial? ¿Por qué un adolescente no puede leer Vuelo nocturno de Saint-Exupery?¿O El extranjero de Camus? Supongo que la respuesta es que estas obras no les dicen nada y les aburre. Dejo constancia de que hubo un tiempo en que a esta edad leían obras como El amante de Marguerite Duras y algunos sentían el poder destructor de la literatura. Ahora entreveo un mundo más plano, menos literario. Y sí, desde luego, realizas un extraordinario trabajo en la realidad actual. Saludos.

Miguel dijo...

Me parece muy bien esta iniciativa. Esto es motivante, y de hecho ahí tienes la prueba. Pero me gustaría incidor en algo que ha comentado Joselu. ¿Dónde estas los chicos...? ¿Es que no les gusta esto, o es que, directamente, como me han dicho a mí alguna que otra vez, "les parece que son mariconadas..." que no reportarán ningún
beneficio crematístico en un futuro?

Un abrazo.

Antonio dijo...

Evaristo: Tu labor en los clubes de lectura es modélica y me parece que por ahí han de ir los tiros.
Aster: Gracias.
Mario: Me llamó la atención ver que muchos buenos lectores de Primaria habían dejado de leer al llegar al instituto. La respuesta en muchos casos era que las lecturas que les mandaban les parecían aburridas o no las entendían.
Daniel: Las redes sociales son una extensión de todo, de su ocio, de sus relaciones personales, de su aprendizaje; es increíble que todavía no nos aprovechemos de esa ubicuidad.
Blogge@ndo: Interacción y colaboración, más allá del espacio físico del aula y más allá del tiempo concreto de nuestra clase.
Mª José: Todos sabemos la faena que dan un modelo y otro, así que las supuestas maldades que ven otros en esto suelen esconder pereza o desencanto profesional (o añoranza de tiempos en los que Dios hablaba por boca del docente revelando verdades literarias).
Lu: Ninguno de esos libros aparece en el programa. Seguramente, ahora cuando leamos el Lazarillo no lo defiendan con tanto ardor, pero habrá que buscar otra actividad que les sirva. En cualquier caso, lectura y examen siguen chirriando al unirse.
Carlota Bloom: Es difícil ofrecer a cada uno una tarea distinta sobre la lectura, pero se puede intentar. Algunos alumnos se sienten cómodos opinando, otros buscando información sobre un tema que ha aparecido, otros imaginando finales distintos... Todo es ir probando.
Mercedes: Los clásicos, en pequeñas dosis y bien comentados en el aula. Si tienen que leer, que lo hagan con obras más cercanas, de autores actuales.
Héctor: No estaría mal, un portal de recomendaciones lectoras hecho por el alumnado. A ver si se anima alguien :-)
José: También tú compartes esa visión de la lectura, algo que sin duda agradecen tus alumnos.
Joselu: La ausencia de chicos se debe a que son minoría ;-) Bueno, tampoco son tan lanzados como ellas. En general, ante la recomendación de lecturas, ellas preguntan por el tema del libro y ellos por el número de páginas. Quizá se debe a las hormonas, o a alguna cuestión cultural o social, pero efectivamente, los índices que manejo parecen demostrar que ellas leen más y mejor que ellos. En cuanto a la calidad de los libros elegidos, siempre parto de lo que llevan leído hasta ahora; en la mayoría de casos, no han leído más que un par de libros, pero cuando tienen más competencia se atreven con Salinger o Stevenson, por ejemplo.
Miguel: Los chicos son más de fútbol :-)

Miguel Calvillo dijo...

Yo siempre digo que la lectura se contagia oralmente. Muy generalmente quien lee siente la necesidad imperiosa de hablar sobre lo que ha leído. Aidan Chambers lo explica muy bien cuando razona por qué no hace preguntas al alumnado cuando se acaba un libro, sino que dice simplemente "dime".
Además, la lectura es como el sexo, a algunos más que hacerlo, les gusta contarlo y otros hacen como el parchís: comerse una y contarse veinte, pero el caso es que por muy discreto que seas, la mayoría acaba contando algo.

Marcos Cadenato dijo...

Compartir es la clave, Toni. Totalmente de acuerdo: leer y examinar son dos verbos incompatibles. Compartir lectura, compartir educación, compartir vida... Excelente recomendación, amigo mío.

Amparo dijo...

Totalmente de acuerdo. Verdaderamente, a despecho de todos los que repiten hasta la saciedad que a nuestros alumnos no les gusta leer, resulta gratificante darles la oportunidad de hacerlo y de compartir la experiencia, y comprobar que lo agradecen y que piden más. Yo llevo una tertulia literaria con profes y alumnos desde hace un par de años y resulta siempre una actividad fantástica, interesante y muy enriquecedora.

Silvia Gongo dijo...

Me gustan las videorrecomendaciones. No sólo se fomenta más la lectura a través de la propia experiencia lectora, sino porque además, al saberse grabados en vídeo aprenden a cuidar más la pronunciación, a perderle miedo a hablar en público, a vocalizar... Aprenden a manejarse en la vida que les espera en un futuro.
Coincido con Mario Aller: no debemos descuidar las destrezas básicas de nuestra asignatura: hablar y escuchar, leer y escribir.

Aparte de esto, siempre me persigue una inquietud: ¿cómo evaluar la lectura? Eso, para otro post. Y gracias por la referencia ;)