18 octubre 2007

El arte de parodiar

El curso pasado escribí una entrada en el blog de 4º de ESO en la que un vídeo a cámara rápida mostraba la metamorfosis de una modelo desde su estado habitual (con la cara lavá y recién peiná...) hasta una valla publicitaria (ver vídeo).
Ahora veo en Nosololibros, un estupendo blog que mantiene Miguel Calvillo, una simpática revisión de aquel vídeo que puede utilizarse para ilustrar el género de la parodia y también para reflexionar sobre algunos patrones culturales.

7 comentarios:

Joselu dijo...

¡Qué terrible parecido el vídeo a la vida real!Comprimido en un minuto se muestra la transformación de quince o veinte años de deformación y de desgaste vital. Pasa así tantas veces... He visto casos tan sangrantes así que ver el vídeo me ha evocado el cambio, el devenir, el significado de la belleza que caduca, la degradación...

Miguel Calvillo dijo...

Gracias, Antonio, viniendo de ti es más que un elogio.

Lu dijo...

Este vídeo es mucho más real que el de la joven de Dove. La verdad es que más que una ficción es una realidad.

Me parece muy útil para explicar el contraste, el paralelismo... y para reflexionar cómo muchos hechos se pueden analizar desde perspectivas contrarias.

Acabas de ofrecerme un material muy útil sobre el que pienso provocar la reflexión a mis alumnos.

igualemente dijo...

Vaya... me ha gustado mucho el vídeo.

Me encanta que la manipulación de los estereotipos pueda ver y explicarse en algunos vídeos tan sensillos como este. Me alegra que lu lo vaya a usa en su clase.

Saludos

Anónimo dijo...

Muy bueno el vídeo, se pueden trabajar muchas cosas con él

Jueves dijo...

Yo también te quiero agradecer que compartas tu hallazgo... ¡Se les puede sacar mucho jugo!
Y yo, tamibién exprimida, me pregunto después de ver los vídeos, si no será que a algunos nos falta ver uno de los dos... ¡Tengo miedo de la realidad!
¡Otra vez gracias!

Antonio dijo...

Doy la bienvenida a todos los recién llegados y agradezco los comentarios de todos. La parodia es un género que conjuga a la perfección aquello de docere-delectare. Basta darse una vuelta por Youtube para ver miles de parodias mejores o peores.