22 julio 2018

El lento declive de la web 2.0

He pasado el fin de semana purgando, exportando y guardando contenido de algunas de mis páginas de Wikispaces, que anunció su cierre definitivo para finales de este mes de julio. Algunos de esos contenidos ya los doy por perdidos, como ocurre con la antología poética colaborativa que sirvió de homenaje espontáneo por la muerte de Ángel González. En 2008, a través de la conexión de blogs educativos (no había Twitter), un grupo de profes y simpatizantes nos lanzamos a grabar podcasts con los poemas de Ángel González. Los recogí en un wiki en Nirewiki, que cerró en 2011, obligándome a migrar a Wikispaces. En aquella exportación ya se habían perdido la mayoría de podcasts, los de Odeo o los de Divshare; con los años también se perderían los de Goear. Creo que ahora ya no queda ninguno de ellos activo. 

También desaparecerán, como lágrimas en la lluvia, los contenidos de las dos ediciones de "Callejeros literarios en Castellón y Borriol". Permanecerán los vídeos y los documentos del alumnado (si no han cerrado ya sus cuentas), pero no la plataforma que los agrupaba, a no ser que me tome el trabajo de clonar una a una sus páginas. 
De igual modo desaparecerá Littera, un intento de portfolio personal en el que he ido publicando recursos propios y enlaces de interés a lo largo de años. Este wiki lo he redistribuido en dos páginas del blog, el currículum vitae y una página de recursos y proyectos. El resto de contenidos lo he ido almacenando en documentos de Google Drive para que no se pierda.

Este trasiego me lleva a pensar qué ocurrirá el día que me toque rescatar todo lo que tengo en Google Drive, Blogger, Slideshare, Scribd o cualquier otra plataforma de esas que aun resisten y que tanto y tantos usamos. También me hace pensar que los principios de colaboración y difusión que dieron origen a aquella web 2.0 quizá hayan caducado con la misma rapidez. Cada día cuesta más encontrar profes que comparten actividades y tareas de manera organizada, más allá del tuit, más allá de una comunicación en unas jornadas o congreso. Pocos mantienen vivos los blogs educativos y muchos menos ofrecen un portafolio docente con sus experiencias de aula. No es una crítica, sino una reflexión en voz alta. Puede que nos hayamos cansado de compartir, que no tengamos tiempo de ello, que la red no ofrezca ya la retroalimentación positiva que suponía en su origen, que las críticas negativas desanimen a muchos a la hora de compartir, que la desconfianza de esas plataformas efímeras nos haga más cautos... Puede haber tantas razones para compartir como para no hacerlo. Es una pena que esté ganando el silencio, un vacío que otros llenarán con productos de mercado.

10 comentarios:

Iñaki Murua dijo...

Muy cierto Toni.
Al final, aparte del tiempo que se necesita para ello,de la competencia y de los medios/herramientas, compartir está relacionado con lo que pensamos y creemos.

Ángel Encinas Carazo dijo...

Hola, Toni. Comparto sentimientos y reflexiones. La Web 2.0 a mí, personal y profesionalmente, me ha devuelto multiplicado todo lo mucho que he dado y compartido. En el reflujo que ahora vivimos hay que poner las bases para un pronto reverdecimiento en otra reinvención de lo que tuvo de utopía factible, de sueño creativo y enriquecedor, de la satisfacción de compartir...
Mientras tanto, ando también a contrarreloj para salvar el abundante material que tengo allí, entre otros muchos mi e.potafolios profesional.
Fin de etapa. A ver por dónde reverdece aquel espíritu.
Un abrazo agradecido por haberte conocido en esta aventura.

eduideas dijo...

Razones para compartir también las hay. Creo que hay un punto ético: si aprovecho la red he de nutrirla o se extinguirá. Otro de superar la vergüenza: mi recurso o idea no está mal o puedo ponerlo en un formato presentable (el factor tiempo está asociado). Un tercero de constancia: tener un repositorio, blog o lo que sea y mantenerlo al día y lleno requiere una perseverancia no demasiado extendida. Un cuarto es la estabilidad digital que denuncias, con cada mundanza perdemos ganas y recursos

montejo dijo...

Lo que dices es tristísimo, yo también era y soy un fan de la web 2.0 en el sentido de compartir y veo que todo se viene abajo, poco a poco pero de forma inexorable.
En fin, habrá que instalar en nuestros servidores las herramientas, tanto de gestión, como Wordpress, como de almacenamiento de archivos (como Nextcloud).
Un saludo

Mª Cristina Ramírez Ros dijo...

Yo intento resistir, pero es cierto que encuentro menos interacción que cuando empecé con el blog. Menos interés. Quizás los contenidos que compartimos no sean tan interesantes o solo para quienes empatizan o simpatizan con tu manera de ver las clases, de sugerir experiencias, lecturas, pensamientos... Creo también que andamos de transición desde que empezamos y no hay tregua, es un ir adaptándose y haciendo expurgo constante, rápido, un continuo replantarse hacia dónde, por qué, cómo y para qué. Todo esto era para decirte que te sigo y leo a menudo. Que ánimo, y que un buen disco duro externo también es buena cosa. Saludos.

Mª Cristina Ramírez Ros dijo...

Yo intento resistir, pero es cierto que encuentro menos interacción que cuando empecé con el blog. Menos interés. Quizás los contenidos que compartimos no sean tan interesantes o solo para quienes empatizan o simpatizan con tu manera de ver las clases, de sugerir experiencias, lecturas, pensamientos... Creo también que andamos de transición desde que empezamos y no hay tregua, es un ir adaptándose y haciendo expurgo constante, rápido, un continuo replantarse hacia dónde, por qué, cómo y para qué. Todo esto era para decirte que te sigo y leo a menudo. Que ánimo, y que un buen disco duro externo también es buena cosa. Saludos.

Belén González Megías dijo...

Buenos dias, compañero:
Te noto algo melancólico y me sorprende: no te conozco personalmente pero sí te sigo en las redes y aprendo mucho de ti. Así que eso de que cada vez se comparte menos lo matizo, si me permites: los proyectos e ideas que publicáis tu y otros docentes nutren mi trabajo diario en las aulas; por eso, gracias a ti y a otra gente que comparte, lo hago yo, porque he comprendido la importancia de la difusión. Además hago proselitismo: el número de profes de mi centro que difunden su trabajo aumenta!
Un cordial saludo.

Miren dijo...

Animo Toni que si nos quitan blogguer y slideshare buscaremos otras opciones de compartir nuestras experiencias. ¡¡Qué no puedan con nosotros!!

Fernando Boj dijo...

Comparto tu pesimista reflexión: entre unas cosas y otras el declive de la web 2.0 es patente y solo está en nuestras manos revertir esta situación, aunque no sean buenos tiempos para el trabajo colaborativo.
Aprovecho la ocasión para felicitarte por tus aportaciones y comentarios del blog pues siempre resultan muy enriquecedores y estimulantes.
Un saludo.
Fernando Boj

blumm dijo...

Yo almaceno todo en sitios que llevan años existiendo, como Microsoft (Onedrive, Onenote...) y con mis alumnos comparto materiales en blumm.blog/docencia. A vuestra disposición